UNIVERSO AMALGAM: SUPER SOLDIER: MAN OF WAR #1 (1997)

0
66
SUPER SOLDIER: MAN OF WAR #1 (Junio 1997)
Guión: Mark Waid y Dave Gibbons
Dibujo: Dave Gibbons y Jimmy Palmiotti
Reseña de Javier Olivares
NOTA: Super Soldier es el personaje resultante de la fusión del Capitán América y Superman, como parte del evento Marvel Vs. DC que ya reseñamos en esta entrada. Este cómic se ambienta en la Segunda Guerra Mundial, en 1942, cuando Super Soldier estaba en plena forma y luchaba con los aliados para derrotar a los malvados nazis y a la organización Hidra. Así que es una precuela del Super Soldier #1, publicado en abril de 1996 entre los números 3 y 4 de Marvel Vs. DC.

Super Soldier realiza una visita breve al cuartel del All Star Winners Squadron, formado por American Belle, Human Lantern, Aqua-Mariner y Whiz, solo para informarles de que parte en una misión secreta al extranjero. 

Bajo su identidad humana de Clark Kent, Super Soldier se embarca junto a su amigo y reportero oficial, Jimmy Olsen, en un barco que transporta a Europa un equipamiento robado dentro de una caja de plomo, a prueba de la visión de rayos X de Super Soldier. En el barco, Clark y Jimmy conocen al rudo Sargento Rock y a sus Howlin’ Commandos, siempre dispuestos a darlo todo por su país… y también a armar una buena pelea.

Por la noche, Clark y Jimmy descubren a un soldado francés curioseando por las bodegas, y aunque notan algo raro en él, pronto Clark debe entrar en acción como Super Soldier para destruir unos peligrosos icebergs que bloquean el paso de los barcos.

Ya en tierras francesas, el Sargento Rock y sus hombres parten a su misión, y Super Soldier deja solo a Jimmy para acudir a una cena de gala con Winston Churchill en la que también está Lex Luthor, que con su apariencia de filántropo tiene engañado a todo el mundo (incluso a Lois Lane, con quien se ha casado para gran dolor de Super Soldier). Pero pronto Clark debe marcharse de la recepción al escuchar el reloj de señales de Jimmy.

Al llegar a los muelles, Jimmy le cuenta que fue atacado por el soldado francés al que vieron en las bodegas, y que se han llevado la carga. De pronto, submarinos nazis lanzan un ataque de torpedos y Super Soldier debe detenerlos, con lo que pierde un tiempo precioso que le impide seguir la pista de los submarinos.

Mientras, Rock y su comando han sido atrapados por los nazis y son encerrados en el castillo del Mayor Zemo. Pero todo es parte de un plan del «soldado francés», que no es sino Mademoiselle Peggy, una agente aliada camuflada (que incluso atacó a Jimmy para que no lo mataran sus compinches). Ahora desde dentro del castillo tienen una oportunidad de oro para atacar a Zemo, que está reunido con un socio al que no vemos, pero que está preparando para Hitler un proyecto robótico secreto.

Los Commandos atacan, pero los nazis les sorprenden con la poderosa Rueda de la Guerra, un arma casi imparable… ¡¡hasta que llega Super Soldier y gana la batalla!!

Pero mientras Super Soldier lleva a Peggy (a quien ha alcanzado una bala) al hospital, Zemo huye en un submarino junto a su socio, que no es otro que Lex Luthor. Y tienen en su poder la nave alienígena y una roca de meteorito verde, con la que quieren crear al robot Ultra-Metallo para terminar con los aliados…


CRÍTICA
Una historia totalmente clásica, casi como si estuviéramos viendo uno de los cortometrajes de los Fleischer. Super Soldier, el héroe americano definitivo, combate a los malvados nazis y a Hidra en un cómic ambientado en plena SGM, con unas cuantas páginas en las que el mismísimo Winston Churchill es co-protagonista. Y por supuesto, con Luthor (antes de convertirse en el Hugh Heffner verde del número anterior) como auténtico maquinador de los planes nazis, planes que desembocarían en la construcción del robot Ultra-Metallo con el que se enfrentó en Super Soldier #1.
Como precuela funciona perfectamente, y nos deja claro cómo eran los cómics de la Golden Age, aunque éste esté hecho a finales de los 90. Solo hay que ver el principio, cuando la pobrecilla de American Belle le pregunta a Super Soldier por su misión y él le responde que no sabe nada, pero que «aunque lo supiera no se lo diría porque es confidencial». ¡Toma ya, mentalidad de la época! Y ella lo único que hace es pedir perdón por haberle preguntado. ¿Puede ser más retro?
De nuevo el dibujo de Gibbons es ideal, y dentro de su contexto la historia es mejor que la anterior, precisamente por la época en la que se ambienta. Y aquí terminarían las aventuras individuales del bueno de Super Soldier, una curiosidad más que nos dejó aquella breve unión entre Marvel y DC.

Puedes comentar esta noticia en el Foro de Superman en español.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Casimiro
Casimiro
8 años atrás

Aqua-Mariner no come pastel :s

Anónimo
Anónimo
8 años atrás

Miguel Hernandez:

Reseña leida.Gracias.

Off topic:Que bonita la clausura de los JJOO.A ver si salen los WHO.

Bruno Alba
Bruno Alba
8 años atrás

Algo que notar en los 2 numeros de Super Soldier es que el escudo con la S corresponde al logo de Superman de la Silver Age (el de Curt Swan), no al post-Byrne.