RESEÑA DE SUPERMAN #13

9
11
SUPERMAN #13 (Diciembre 2012)
Guión: Scott Lobdell
Dibujo: Kenneth Rocafort
Reseña de Javier Olivares
Superman lleva varios días entrenando y poniendo a prueba los límites de su fuerza en unas instalaciones secretas conocidas como El Bloque, ubicadas cerca del centro de la Tierra. Para hacernos una idea, ha estado haciendo pesas con el equivalente a la masa total de la Tierra y ni siquiera se ha aproximado al límite de lo que puede soportar. 
De vuelta en Metropolis, Clark recibe una buena bronca de Perry por no haber conseguido ninguna noticia de Superman en los últimos días. Lois -que se está mudando a casa de su novio Jonathan- se une al reproche, y Clark le dice que le sorprende que ella se queje, teniendo en cuenta las pésimas noticias que emite en su noticiario. Para rematar el gran día, el jefazo Morgan Edge también llega para criticar a Clark, que ya no puede más. El joven se levanta y diserta sobre que el periodismo que hacen ya no es periodismo, que ya no buscan la verdad sino el entretenimiento y que ya no son redactores sino taquígrafos. Asegura que perseguir un ideal mayor que el egoísmo es importante, pero nadie se une a su causa y Clark, solo, abandona el Daily Planet. Bueno, no completamente solo, porque Cat Grant se ha quedado prendada de su discurso y se marcha con él, inspirada por lo que ha dicho Clark.
Pero ya en la calle, Clark apenas tiene tiempo para asimilar lo que acaba de hacer, porque una gigantesca criatura de pesadilla aparece destruyendo todo a su paso. Despistando a Cat, Clark sale volando como Superman y lucha contra la criatura, que es un durísimo contrincante -de un coletazo manda a Clark… ¡a Irlanda!-, hasta que la destruye haciendo explotar una bolsa subterránea de petróleo. 
Aunque por si fuera poco, en ese momento aparece Supergirl muy enfadada, llamando a su primo mentiroso por haberle contado que solo ellos dos sobrevivieron a la destrucción de Krypton. Superman no entiende por qué Kara dice eso, y ella le dice que esa criatura a la que acaba de derrotar era un animal prehistórico de Krypton. Lo que ninguno de los dos se da cuenta es que, entre el humo y el fuego de la explosión, H’el sobrevuela esperando el momento para presentarse formalmente…
CRÍTICA
Bueno, pues este es el famoso número en el que Clark Kent deja el Daily Planet, el primero del equipo creativo formado por Lobdell y Rocafort. Artísticamente ya vimos que Rocafort es competente, me gusta su arte. Pero las dudas las teníamos con Lobdell, cuyo trabajo en Superboy fue, haciéndole un favor, mediocre (como bien sabe nuestro amigo Juan Carlos, sufrido redactor de las reseñas de esa terrible colección). Me alegra decir que, al menos en este primer número, Lobdell aprueba su debut en Superman con un cómic de lo más entretenido. 
Encontramos una narrativa fluida, con tono moderno y situaciones naturales (como cuando Clark pilla a Jimmy en la ducha con una chica), mezcladas con otras de lo más fantásticas y surrealistas, como ese monstruo lovecraftiano que aparece de la nada. Se confirma, por cierto, que lo que se vio al final del Supergirl #13 no era Doomsday, sino esta especie de dinosaurio kryptoniano que parece tener mucho que ver con H’el, personaje que hace su aparición en la última página y que, como ya sabéis, será el villano de los próximos números en una saga en la que hacen crossover el resto de colecciones de la familia Superman.
Otro detalle es que Lobdell se permite el lujo de exponernos claramente que este Superman del nUDC es ENORMEMENTE PODEROSO, amigos. Hasta un punto exagerado, diría yo. ¿Hacer pesas con 6000 trillones de toneladas? Eso no es precisamente «humanizar al personaje», ¿no os parece? Aunque otros detalles casi cómicos, como el aterrizaje forzoso de Clark en Europa o el ya citado momento de la ducha, hacen que el personaje resulte más cercano y natural. Curiosa combinación. Veremos cómo sigue desarrollándose. 
Y bueno, en cuanto al momento del que tanto se ha hablado, efectivamente Clark se harta de todo (de Perry, de Mr. Edge, de Lois con Jonathan, del rumbo que ha tomado el Planet desde que pertenece al conglomerado…) y se marcha como un campeón. No queda claro a dónde ni a qué (ahora se le vienen problemas más gordos con H’el), aunque todo apunta a que se hará bloguero, según se comenta por ahí. ¡Qué ilusión! ¡Vamos a ser compañeros de profesión de Superman!
En conclusión: muy buen número, dibujo agradable y narrativa moderna y muy, muy fluida. Lobdell empieza con buen pie. ¿Logrará mantenerlo?

Puedes comentar esta noticia en el Foro de Superman en español.  

9
Deja una respuesta

avatar
5 Hilos de comentarios
4 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
0 Autores de comentarios
AnónimoNemeresRafael GarcíaPakoSpeedy Autores de comentarios recientes
  Suscribirse  
más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Anónimo
Invitado
Anónimo

Es increible la repercusión que la renuncia de Clark al Daily Planet ha tenido en los medios de comunicación, trasladando las inquitudes de Clark sobre el rol del periodismo al periodismo real. He leido y escuchado de todo y la conclusión que saco es que Superman es un gran desconocido para mucha gente. Espero que MoS lo vuelva a donde debe estar, en lo más alto.
En cuanto a este número y arco argumental, me ha gustdo, veremos a donde nos lleva.
Ahora serán colegas de Clark? Lo podrán tratar de tú a tú? Para ustedes debe ser divertido imaginarse compartiendo profesión y afición.

Lore

PakoSpeedy
Invitado

A mi me encantó el número, y como dices puedes conseguir humanidad en el personaje sin tener que privarle de poderes, se me pasó el comic volando cuando otros de la serie Superman no había podido pasar de la mitad del comic. Muy buen número y tengo ganas de ver a este H'el

Rafael García
Invitado

"…ha estado haciendo pesas con el equivalente a la masa total de la Tierra y ni siquiera se ha aproximado al límite de lo que puede soportar."

Para mi este es el enfoque del personaje que le hace aburrido y limita su potencial, se está describiendo a alguién del poder de un Dios, no de un superheroe(Y ni siquiera en sus comics un Dios como Thor es descrito así)y yo puedo identificarme con un heroe o superheroe, pero no con un Dios.

Anónimo
Invitado
Anónimo

Miguel Hernández:

¿Eso es posible,Javi? Pregúntaselo al experto en física en el próximo "Más que comics".No recuerdo ahora mismo si es Paco o Alejandro.

Anónimo
Invitado
Anónimo

Para mi este es el enfoque que por el contrario hace mas interesante al personaje y amplia su potencial.Yo puedo identificarme facilmente con el ,todos en nuestra vidas hemos tenido ruturas y vemos como nuestras exparejas siguen adelante sin nosotros en su vidas ,todos nos hemos asqueado alguna vez de nuestros trabajos y hemos querido mandarlo a tomar viento, es mas si quieres una prueba de que la gente se puede sentir identificada con el apesar de ser un dios mira la conlusion a la que ha llegado javi (a lo mejor inconsciente) "¡Qué ilusión! ¡Vamos a ser compañeros de profesión de Superman!" dime si eso es no sentir empatia con el personaje. No es su su poder lo que hace que te indentifiques con el,miralo como una metafora es lo que harias tu: sacas la basura de casa, superman saca la basura del planeta en el fondo sique siendo el mismo acto sacar la basura, es su cotidianidad y las limitaciones que siendo el tiene que afrontar aparte es casi como un superfamoso todo lo que diga superman sera sacado de contexto tiene que vivir con la presion de la opinion publica en fin a lo que voy lo que hace que superman sea un personaje aburrido sin potencial no es el personaje sino el escritor, no hay personaje malo sino mal SPOILER su fuerza hace que hasta valores cosas cotidianas como cuando se ducha que ya no siente el agua caliente como antes cosa que con otros personajes lo veo dificil, sabes eso tambien me recuerda a entrevista con el vampiro es casi una oda de lamento por dejar sentir cosas cotidianas ese intento de no perder ese vago recuerdo de como era ese sentir …en fin yo lo veo como ese algo bonito de ambas mitologias uno… Ver mas »

Anónimo
Invitado
Anónimo

*no hay personaje malo sino mal escritor jodido corrector

Anónimo
Invitado
Anónimo

me gusta que tenga esa fuerza… y no seria un dios solo por su fuerza usualmente una de las principales cualidades de un dios su inmortalidad y su divinidad… bueno para mi no hay problema, si muchos se pudieron acostumbrar a goku que con una volita destruía planetas enteros… me gusta mucho este superman

Anónimo
Invitado
Anónimo

Miguel Hernández:

Leída la primera viñeta capturada en esta reseña parece que aquella historia del Action 900,escrita por Goyer curiosamente,en la que Superman renunciaba a su ciudadanía americana por una más global y que tantas ampollas levantó en USA no era sino un brindis al sol sobre todo teniedo en cuenta que ya sabían que se iban a cargar la continuidad.Qué pena…

Nemeres
Invitado
Nemeres

No me trago que alguien tan inteligente y con una visión tan amplia del mundo como Clark (con visión rayos x, telescópica y súper oído, ¿cómo no tenerla?) se tome en serio el concepto del "American Way", como si fuera el sinónimo de todo lo bueno y correcto del mundo. Los Estados Unidos tienen demasiada mierda en su historia como para venir en el año 2012 a promulgar el "American Way" como si siguiéramos en 1945. Qué es el "American Way", ¿su apoyo histórico a dictadores en países tercermundistas? ¿Sus crímenes de guerra de los que nadie se entera porque no hay películas al respecto? No me jo–. Lobdell tiene todo el derecho de enviar mensajes patrióticos en su trabajo, pero que no espere que aquí en el otro lado del mundo no rodemos los ojos. Goyer acertó mucho más con su versión contemporánea de un Superman que para ser un auténtico protector global rechaza su ciudadanía estadounidense.

Yo sé que no venía mucho al caso, pero en fin. Mi comentario.