RESEÑA DE SUPERBOY #19

0
37
SUPERBOY #19 (Junio 2013)

Guión: Scott Lobdell
Dibujo: Diógenes Neves/ R.B. Silva
Reseña de Antonio Monfort Gasulla

RESUMEN
Al abrir el cómic nos encontramos con Harvest, un militar del siglo treinta en plena guerra con lo que parece ser una estirpe de superhombres, “los metas”, que tras cientos de años protegiendo la Tierra, han decidido ahora gobernarla. La guerra dura ya doce años, y en ese punto el hijo de Harvest es secuestrado y asesinado por los metas.
Loco de rabia y en busca de venganza decide que la mejor manera de detener a sus enemigos es derrotarles en su origen, antes de que fueran tan numerosos. Por ello, se apodera de una primitiva e imperfecta tecnología que le permite retroceder en el tiempo, si bien a costa de un notable deterioro de su propio cuerpo. Su primer salto en el tiempo le llevará hasta los tiempos del nacimiento del primer hijo de Superman y Lois Lane. Jon Kent, quien crecerá con poderes incluso mayores que los de su padre. Desgraciadamente, al llegar a los cuatro años, el niño cae presa de lo que parece ser una enfermedad incurable. Cuando el niño es dado por muerto, Superman y Lois desaparecen en la fortaleza de la soledad, pero Harvest, que dispone de tecnología mucho más allá de la del siglo XXI, descubre que el estado del niño es temporal, un estadio de “hibernación” que su cuerpo utiliza para acomodar a su herencia dual. 
Con la tecnología a su disposición, Harvest reanima al niño y empieza a criarlo como si fuera suyo, entrenándole y manipulándole para combatir a los “metas”, inculcándole que él, como el más poderoso de todos, debe asegurarse de que todos los demás están bajo control. Sin embargo, cuando ya nadie es capaz de oponérseles, Jon vuelve a caer en un estado catatónico y esta vez la tecnología no parece ser capaz de reanimarlo. Harvest necesita el material genético “fuente” para salvar a su hijo adoptivo, por ello vuelve a dar otro salto en el tiempo, el último, con el que agota sus restos de energía cronal. El viaje le daña severamente, a partir de ahora va a necesitar toda su tecnología para mantener su cuerpo en funcionamiento, pero consigue su objetivo. Llega poco después del debut público de Superman y consigue sin dificultad material genético de él y de Lois, con éste y con una tercera línea genética desconocida, crea un clon que le permitirá analizar las causas de la enfermedad de Jon y quizá curarle. También pone en marcha todo un proyecto destinado a reclutar metahumanos de primera generación para ser soldados de un futuro ejército para Jon y científicos que trabajaran para intentar descubrir los secretos del clon que él no puede alcanzar.
Tras cinco años está listo. Ha reclutado a sus Ravagers, con los que quiere castigar a la primera generación de metas, y ordena destruir al clon. Sorprendentemente éste demuestra al intentar sobrevivir, un poder incluso superior al de su hijo adoptivo Jon Kent.
A partir de aquí se nos revela que Harvest ha sido el poder en la sombra durante todo lo que llevamos visto en la serie de Superboy. Aún hoy le controla y le vigila durante su batalla con Plasmus y su encuentro con el doctor Psycho. Aquí se nos revela que la presencia de Luthor no era sino un pensamiento subliminal inculcado por el genio criminal durante su breve encuentro en el nº 15 de Superman. Y lo que parece más importante, el ataque de H’El al cuerpo de Superboy ha iniciado, sin que éste lo sepa, el proceso que permitirá a Harvest reanimar a su hijo adoptivo.
CRÍTICA
Ya sabemos por qué casi todos los números anteriores de esta serie habían sido tan vacíos de argumento. Lo estaban guardando todo para meterlo aquí.
El amigo Lobdell nos mete a saco y sin avisar la historia del origen de Harvest, el villano en la sombra durante toda la serie y por ende, el origen del Superboy protagonista, rellenando así muchos de los huecos argumentales de la serie o al menos intentándolo.
La historia es rocambolesca y retorcida hasta decir basta y no estoy muy seguro de que deje a nuestro protagonista en muy buen lugar. De ser un clon de Superman (y alguien más) este Superboy pasa a ser nada menos que un clon del hijo de Superman y Lois, que además resulta que tiene una tercera línea genética desconocida. Toma ya.
La historia de Harvest tiene muchos puntos sorprendentes e interesantes, pero tiene muchos elementos que no encajan y otros metidos con calzador para que cuadre todo lo que habíamos ido viendo hasta este número 20. Seguramente Lobdell tendrá planes para desarrollar en el futuro el personaje de Jon Kent, Harvest y todo lo demás, pero la cuestión es que estamos ya tan alejados de la mitología de Superman (que suele ser lo primero que te lleva comprar un cómic llamado Superboy) y es todo tan retorcido, que es muy difícil que las visicitudes de todos estos personajes lleguen a importarnos. Esto no se siente precisamente como parte de la “familia Superman” y esta extraña historia no nos atrapa lo suficiente como para seguirla fuera de la sombra del Hombre de Acero.
El dibujo es una vez más, correcto, sin estridencias ni tampoco grandes logros, pero ambos dibujantes cumplen y hacen lo que pueden para narrar una historia tan difícil y complicada como esta.
En definitiva un giro interesante a la colección de Superboy, que quizá la haga un poquito más interesante y algo más coherente al dotarla de un trasfondo que hasta ahora no tenía, pero cuesta imaginar que detrás de tantos números irregulares y tanta historia metida con calzador haya una idea clara de lo que se quiere hacer con este personaje. Pero tranquilos, es normal. Estamos leyendo los “New 52”.

Puedes comentar esta noticia en el Foro de Superman en español.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Pablo
Pablo
7 años atrás

Fuera del hecho que le dieron un origen interesante a Kon, acaban de confirmar que Lois y Clark tiene un hijo en esta linea new 52 y eso es impresionante.

Anónimo
Anónimo
7 años atrás

A ver que Superman tenga un hijo siempre ha sido un problema sea como sea. Yo el único hijo de Superman que me aguante es Jason el de Superman Retruns, y eso que fue uno de los principales errores de la película. Que por cierto Javier sigo esperando tu reseña, supongo que ya que pudiste terminar con algunos comics de la New 52, vas a comenzar a reseñar la película. Pero bueno volviendo al tema, en este comic me plantan un origen de Superboy mucho mas enredado, para mi. Y aunque muy original no me gusta para nada, concuerdo con… Ver mas »

Anónimo
Anónimo
7 años atrás

Con el solo hecho de que ya le inventen un hijo a superman para mi este cómic dejo de interesarme y así sea en cualquier otro . A nosotros los seguidores de el hombre de acero lo que nos hace que siempre nos allá gustado es el hecho de que venga de kriptón y con toda esa mitología que siempre a rodeado al personaje … En cambio un hijo de el ya se perdería el encanto que aburrido la verdad .. Espero que eso no pase nunca ….

Manuel coronel

Anónimo
Anónimo
7 años atrás

Este superboy cada vez esta peor y si no me gustaba desde un principio . Y Ahora que resultaron con toda esta estupidez que resulta que es un clon de un hijo mitad humano de superman me gusta mucho menos … Es aceptable que cualquier otro personaje de DC comics tenga hijos . Pero con superman como que no resulta para nada agradable por que eso le restaría interés al igual como lo hicieron con el fracaso de superman returns .

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

De hecho si podria ser mas poderoso porq es un hibrido y ciencificamente se ha comprobado q estos siempre son mas fuertes q sus padres pero tambien pueden durar poco tiempo y aqui se ve como es q jon queda en ese estado de invernacio por sus genes y porq no un hijo solo porq es superman ninguno dijo una buena y justificable razon por la q no pueda tener un hijo