RESEÑA DE SUPERMAN #23.3: H’EL

0
60

SUPERMAN #23.3: H’EL (Noviembre 2013)


Guión: Scott Lobdell
Dibujo: Dan Jurgens
Reseña de Antonio Monfort


RESUMEN

Un joven Jor-El examina el cuerpo inconsciente de H’El devuelto al pasado de Krypton por el bucle temporal que había creado en su batalla con los héroes de la Tierra. A pesar de su juventud, el entusiasmado científico no tarda en averiguar que aquel desconocido ha estado en el espacio y que viene del futuro, un futuro donde Krypton ha estallado. Sin embargo, las conclusiones del joven investigador no encuentran eco entre el consejo, que lo toma por poco más que un desvarío.
Pese a su cuerpo inconsciente, la consciencia de H’El acompaña a su joven mentor sin que nadie la perciba, pero al visitar el laboratorio de Jor-El el viajero Kryptoniano empieza a notar algo extraño. Su sorpresa será completa cuando el científico relata un proyecto privado para enviar células Kryptonianas a distintos sistemas estelares y así poder estudiar su tasa de absorción de energía. H’El reconoce, los sistemas, la nave… y no tarda en llegar a la conclusión de que todo cuanto creía saber es mentira. Nunca fue el pupilo de Jor-El, sino sencillamente un experimento, un monstruo creado por células irradiadas en el espacio.
Furioso, despierta de su coma y arrasa con un ataque psíquico la instalación donde se encuentra. Ni Zod, ni Jor-El, pueden detenerle y ambos caen víctimas de la furia de quien ya nunca más se verá como el salvador de Krypton. H’El ha conseguido cambiar la historia y las cosas no volverán a ser las mismas.
CRÍTICA
Alguien en DC debe odiar a Dan Jurgens. O al menos es la sensación con la que me quedo cuando veo al hombre que dibujó (entre otras muchas cosas) la muerte de Superman poniendo sus lápices al servicio del villano más bisoño y de planteamiento más rocambolesco de cuantos ocupan portadas este mes. En una editorial sensata, Jurgens se hubiera ocupado de Doomsday y hubiéramos tenido un estupendo homenaje a su etapa de los 90, pero no, esto es DC Comics y el bueno de Dan tiene que conformarse con los desvaríos Kryptonianos de Scott Lobdell. Todo el mundo tiene que ganarse el pan, comprendámoslo.
La historia, como tantas otras de este “Mes de los villanos”, se dedica a restañar los daños de planteamientos pasados. En el caso de H’El, dado su origen más que reciente, podríamos pensar que en vez de un arreglo se trata de un plan urdido por Scott Lobdell desde el principio, lo que no es descartable, pero sinceramente cuesta creer que este hombre planifique nada a medio plazo. Sea como sea, su vuelta de tuerca al origen del personaje es aceptable. Si a muchos se nos hacía difícil de tragar aquello de que era un alumno de Jor-El, convertirle en un experimento salido de madre no es el colmo de lo original, pero deja al padre de Superman un poquito mejor parado, abre nuevas posibilidades argumentales y nos planta un “Cliffhanger” como dios manda al final de la historia. Se mantienen, eso sí, los planteamientos inverosímiles (¿alguien consigue entender de donde sale H’El exactamente? ¿De un puñado de células mandadas al espacio? Anda, mira, como en Superman IV. Lobdell siempre inspirándose en los grandes…) y las motivaciones estereotipadas y carentes de sentido propias de este guionista. Aquel H’El obsesionado con salvar Krypton, aquí, rabieta mediante, cambia de opinión y se decide a matar a su propio creador y a todo lo que se ponga por delante con tal de… ¿gobernar? Bueno, es lo que hacen los villanos ¿verdad, Scott? A la que te das la vuelta ya quieren dirigir el tinglado. Claro que sí.

En cuanto al dibujo de Jurgens, algo no acaba de encajar del todo. Su estilo formal y realista no le saca todo el partido posible a este Krypton de tecnología sutil y líneas angulosas, como sí lo hicieron Kubert o Rocafort no hace mucho. Jurgens es ya un clásico y quizá por ese estilo conservador y ligado a otra época no sea en absoluto el apropiado para esta historia y este personaje, pero en cualquier caso sigue siendo un dibujante estupendo y con una corrección fuera de toda duda.
En definitiva, una nueva entrega de los ¿planes? que Lobdell tiene para Krypton y de los cuales aún nos queda mucho por ver, ya que el invento continúa en el Anual 2 de “Action Comics” y en las series de noviembre de la familia. Ya veremos entonces si sacamos algo en claro de todo esto.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Miguel H Rosas
Miguel H Rosas
7 años atrás

Puede ser que los de DC pensaran que Jurgens ya había dibujado mucho de Juicio Final en su momento y por eso hayan decidido que para los new 52 sería mejor un dibujante "nuevo" como Booth.Dicho sea de paso le ha puesto unos cuernos raros raros.