RESEÑA DE SUPERMAN/WONDER WOMAN #3

0
45
SUPERMAN Y WONDER WOMAN #3

«ZOD»

Guión: Charles Soule
Lápices: Tony S. Daniel
Reseña de Juan Carlos Hernández

RESUMEN
Cat Grant finalmente abre el sobre con el pendrive que alguien maliciosamente envió y que contiene las fotos que desvelan la relación entre Superman y Wonder Woman.

Mientras, Superman se encuentra desconcertado en el lado oscuro de la Luna debido a la sensación vivida después de que Apolo le provocara una sobreexposición de radiación solar. Batman le apoya como un buen amigo y trata de darle consejo sobre su condición semihumana al haber sido criado como un humano en una granja de Kansas. A todo esto, Diana se encuentra en la ciudad buscando un regalo de Navidad para Kal con su amiga amazona Hessia, pero ¿qué regalarle a alguien como Superman?

Superman y Diana deben de dejar sus actividades porque Batman, desde la Atalaya, detecta otra incursión interdimensional como la que trajo a Doomsday a la Tierra (y ya habíamos podido ver en el anterior número que se trataba del mismísimo Zod). Los primeros en llegar son la Liga de la Justicia de América formada por Steve Trevor, Detective Marciano, Hawkman y Vibe, los cuales gracias a los datos de A.R.G.U.S consiguen localizar a Zod, que ha logrado traspasar a nuestra dimensión y que ha dejado un reguero de muerte y destrucción a su paso. Lo intentan detener sin demasiada suerte, pero cuando parece que está todo perdido, llegan Superman y Diana para inmovilizarlo de forma inmediata. Discuten acerca de quién custodiará al que ha reconocido ser un kryptoniano. Superman no cede y se lo lleva preso a la Fortaleza de la Soledad donde lo deja de forma temporal hasta que le encuentre un lugar más adecuado. Zod le pregunta si Faora también ha sido localizada por sus escáneres, aunque la kryptoniana todavía no parece haber hecho acto de presencia.
Fuera de la Fortaleza, Diana le da su regalo de Navidad a Kal de forma adelantada, y no es otro que el que la Liga se quede al cuidado de la Tierra durante un periodo de tiempo donde los dos enamorados podrán estar libres de preocupaciones. Cuando parece que todo se les pone de cara, Superman consigue escuchar la noticia que están emitiendo todas las televisiones y radios del mundo: Superman y Wonder Woman son pareja.
CRÍTICA
La colección se sigue manteniendo en un nivel de avance descomunal que, a poco que se mantenga, nos encontraríamos con una de las mejores líneas del nuevo universo DC con relación directa con Superman. Una historia que tiene varios frentes abiertos (relación amorosa y su impacto sobre la Tierra, la llegada de kryptonianos, la relación con otros grupos como la Liga de la Justicia de América…) y que los sabe combinar a la perfección para darnos un producto sólido que en tan sólo tres números te deje con ganas de más. Y sin olvidar el dibujo, que se mantiene en un nivel soberbio y con una composición de página moderna y brillante. Ahora bien, no tiremos las campanas al vuelo que no es la primera vez que una colección inicia inmejorablemente y se queda en nada por cambio de equipos o porque los guionistas pasan de repente a tener las manos más atadas de la cuenta, y lo que parece se va a convertir en una cosa acaba convirtiéndose en otra de una calidad infumable. Por ahora esta colección es muy recomendable.

Puedes comentar esta noticia en el Foro de Superman en español.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Oscar Antonio
Oscar Antonio
7 años atrás

Tengo una duda, si bien esta pareja es mi consentida muy por encima de su anterior relación con Lois Lane aparéntemente en los Comics lo manejan como algo que se salió de control y que no debió de haber pasado, ustedes creen que en el futuro dentro de esta misma continuidad vayan a ser capaces de borrar esta relación como si nunca hubiera pasado?

Juan Martín Honorio
Juan Martín Honorio
7 años atrás

¿Por qué no? Si fueron capaces de resetear dos veces la continuidad del DCU bien pueden hacer lo mismo con la relación de Clark y Diana.

Además son cómics. Eso sucede siempre en algún momento…