RESEÑA DE SMALLVILLE: CHAOS #9, #10 Y #11

1
22

SMALLVILLE: CHAOS


PARTE 9/12 (1/08/2014) 
PARTE 10/12 (8/08/2014)
PARTE 11/12 (15/08/2014)

Guión: Bryan Q. Miller
Dibujo: Agustin Padilla (portada Cat Staggs)

Reseña de Javier Olivares Tolosa


RESUMEN

En el superacelerador de la Antártida, los Lex Lanterns van a ejecutar a Ted Kord, Booster Gold y Michael Holt, pero la oportuna intervención de Skeets permite que Kord y Holt reduzcan a los soldados y salgan de allí con Booster.

Mientras, Lex ha conseguido su propósito de contactar con los Monitores y su mensaje ha sido sorprendente: les pide que en lugar de destruir mundo tras mundo por no haber cumplido sus expectativas, que simplemente reseteen el universo y les vuelvan a poner en el camino correcto. Lo curioso es que los Monitores deciden deliberar sobre semejante propuesta…

En la Tierra, Supergirl, Superboy y Hank Henshaw luchan contra los infectados por Eclipso. Tras conectar con la mente de uno de ellos, Henshaw comprende que todos los infectados son parte de un mismo ser, y que si dos superseres como Superboy y Supergirl se ofrecen a él, liberará a todos los humanos poseídos para poder tomarlos a ellos. Los dos jóvenes acceden a esa locura de plan y en efecto Eclipso se agrupa en un solo ser humanoide contra el que luchar es imposible. Pero pronto descubren que las ondas sonoras le hacen daño y lo derrotan tocando unas campanas, de forma que Eclipso queda reducido a un gigantesco diamante del que Henshaw dice que solo hay un modo de que no vuelva a infectar a un ser humano…

Mientras, en la nave de los Monitores, tras la transmisión de Lex Superman y Lois son apresados y condenados a muerte por sangría por haber causado la muerte a un Monitor (el que perdió la vida en el arco Alien). Superman le pide a Lois que puede salvarlos, que confíe en él y que lo deje morir primero, y cuando lo expulsan a la sangría, logra sobrevivir y regresa dentro de la nave abriendo una brecha en el casco que va inundando todo. Lois corre a las cápsulas salvavidas de la nave pero tres monitores le cortan el paso, aunque la reportera está más que dispuesta a pelear por su vida.

CRÍTICA

Lo primero, me vais a disculpar por haber estado tres semanas sin reseñar Smallville. Podéis pensar que ha sido un acto de pereza (que también), pero la verdad es que ha sido un pequeño experimento. ¿Mejora esta colección cuando lees varios números seguidos? He querido responderme a esta pregunta y la respuesta es sí, mejora. Es más entretenido, cobra más significado y se disfruta más como historia. Pero aun así, tiene más lagunas que Escocia. 

Dividiendo la historia en sus tres subtramas, comenzamos con la de Lex. No sé, llamadme loco, pero no acabo de entender la ideaca que ha tenido el amigo Luthor de pedirle a los Monitores que reseteen el universo. ¿No perderíamos igualmente? Resetear algo a cero es borrarlo todo. Y borrar la especie humana sería lo mismo que matarnos a todos. Quizá la Física no es mi fuerte, pero creo que si el plan de Lex es tan genial que implicaba irrumpir a la fuerza, secuestrar, matar, y crear un cuerpo de Lanterns amarillos con aspecto de Robocops venidos a menos, a mí se me escapa esa genialidad. 
La trama de Eclipso… bueno, entretenida es, no cabe duda. Es como esa loncha de queso extra en tu bocata. Falta no hace, pero llena más. Por cierto, Bryan Miller, desgraciadamente todos hemos visto Spider-Man 3 y la vergonzosa forma en la que se cargaban a Venom. ¿Por qué has tenido que hacer lo mismo con Eclipso? Con una vez en la vida que suframos ese castigo es suficiente, hombre… Haberte inventado cualquier otra cosa, que habría colado. Tampoco somos tan exigentes con Smallville. Está claro que el tiempo para exigirle a esta colección, ya pasó.

Y en cuanto a la trama que debería ser la principal, Superman y Lois en el multiverso, llega a su punto álgido en estos tres números. Y hemos tenido de todo. Superman ha sido derrotado por una especie de Vegeta de piel roja (hasta llevaba el pelo y el visor igual que Vegeta, en serio), Lois ha manipulado un ordenador de los Monitores que convenientemente habla en inglés, como ellos, y tras ser condenados a muerte por sangría (aquí en España más de uno querría morir así cada fin de semana, y sin que lo condenen ni nada), Superman simplemente… sobrevive sin más. Me esperaba un plan, en serio. Cuando Superman le dice a Lois que confíe en él, pensaba que habría tenido una idea inteligente para burlar a los Monitores, pero no… simplemente se deja tirar a la sangría y logra volar en ella, regresando a la nave algo magullado, pero vivo. ¿Y cómo sabía que iba a sobrevivir? Pues ahí está la gracia: NO DEBERÍA HABER SOBREVIVIDO. Llevan todo el arco argumental diciendo lo destructiva que es la sangría y que ni siquiera Superman podría resistir su contacto. Y ahora, como la historia lo requiere, la resiste. Miller no ha estado nada acertado en este arco con cosas como esta. Así es imposible que la gente se tome en serio a Superman, si dices que algo lo va a matar y después ese algo no le hace absolutamente nada.

En cuanto al dibujo, correcto trabajo de Agustin Padilla que, ahora que se ocupa él solo del cuaderno sin la «ayuda» de Marcelo Di Chiara, hace un buen papel. Pero de este arco caótico en título y ejecución, nos queda solo el número final, el que casi siempre se usa solo para atar cabos sueltos y que aquí, en cambio, tiene un buen merdel que resolver todavía. Veremos cómo se las arreglan.

Puedes comentar esta noticia en nuestra página de Facebook.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
más antiguo
más nuevo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
Berserker
Berserker
6 años atrás

y siguen empeñados en meter 20 historias en un solo arco,le quita protagonismo a la historia principal y parece que lia a los escritores,lo que si queda claro es que este es un superman edad de plata,lanza un palneta como si fuera una pelota inchable sobrebive a la sangria que supestamente mata todo y amenza a dioses con mandarlos a otra galaxia de un puñetazo