¿QUÉ LE PASÓ A DC COMICS? PARTE 1 DE 3

0
32
Una de las historias más recordadas de nuestro Hombre de Acero, es aquella escrita a mediados de los ochenta y titulada ¿Qué le pasó al hombre del mañana? Allí, Alan Moore cerraba la etapa clásica del personaje con una historia donde las sonrisas y la luz de antaño desaparecían para convertirse en situaciones impensables de las que ya no había vuelta atrás.
Es posible que si uno ha seguido la trayectoria de DC Comics en los últimos años tenga una sensación similar a la que tenían los personajes en aquella narración. La editorial de Superman, ya no es lo que era. Por más artificios comerciales que se saca de la manga, no consigue superar a Marvel ni en ventas, ni lo que es peor, en repercusión de sus historias. No se trata de que la casa de las ideas lo esté haciendo muy bien, es solo que salvo escasas excepciones, DC lo hace francamente mal. Reboots orgiásticos, mediáticos y rimbombantes cuyo impacto dura lo que dura el titular. “Acontecimientos” que no interesan a casi nadie, cambios en la continuidad y naturaleza básica de sus mayores iconos, así como destrucción sistemática de las relaciones con grandes profesionales del medio que se van jurando no volver jamás. Todo esto y más es lo que define hoy en día a DC Comics.
Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí?, cabría preguntarse. ¿Qué ha ocurrido para que aquella compañía que tan grandes momentos tuvo en el pasado haya ido apagándose hasta convertirse en un fantasma de cartón piedra que solo consigue sorprender porque cada uno de sus desastres es mayor que el anterior? En definitiva ¿qué le ha pasado a DC Comics?

De DC a DC Entertainment; Tranquilos, que todo va a seguir igual… o no.

Si hay que definir un punto de partida para dibujar la situación actual de DC Comics ese sería el año 2009. En septiembre de dicho año DC Comics pasa a convertirse en DC Entertainment, una nueva compañía que integraba no solo los cómics, sino también cualquier aparición de los personajes de la casa en otras plataformas, sean estas cine, televisión, videojuegos… etc. Los cómics han pasado a convertirse en solo una parte del pastel y una parte no demasiado grande que digamos. Es lógico. Los beneficios que un estreno cinematográfico como Man of Steel puede obtener en un solo fin de semana, superan los de todos los cómics en un año. No es por tanto nada raro que desde Warner se quiera gestionar DC igual que se gestionan otras de sus franquicias como por ejemplo la de Harry Potter.

Precisamente de la franquicia del mago de Hogwards venía Diane Nelson, la que es nombrada nueva presidenta de la compañía. Esta moza no había visto un cómic en su vida, pero había hecho un gran trabajo en gestión de marca con Harry Potter y conoce bien el mundo audiovisual y multiplataforma en el que nos movemos. Warner tiene claro que los beneficios de la marca “DC Comics” tienen que venir precisamente de convertir en franquicias a todos los personajes que pueda y esta mujer parece la idónea para ello. Nelson toma el lugar de Paul Levitz. Dado que DC Comics y DC Entertainment no son exactamente lo mismo, las funciones de uno y otro no son tampoco exactamente las mismas, pero coinciden entre otras cosas en ser el escalafón más alto de la compañía y responder directamente ante papá Warner. Comparar los perfiles de estos dos profesionales puede resultar muy revelador para entender el cambio que estaba experimentando la compañía:
Paul Levitz es un fan de los cómics de toda la vida. Ya editaba fanzines antes de entrar a trabajar como profesional en DC a principios de los setenta, donde fue responsable de algunas de las sagas más aclamadas de la Legión de Superhéroes. En los ochenta y ya en cargos de más responsabilidad dentro de la compañía es uno de los artífices junto a Dick Giordano o Jeanette Khan de traer a la compañía a personajes como Alan Moore, John Byrne, Marv Wolfman, George Pérez y la editora de la línea Vértigo Karen Berger. El currículo de Levitz es demasiado extenso como para reflejarlo aquí con detalle. A lo largo de los años ha sido editor, vicepresidente y finalmente presidente de DC Comics. Decir que conoce a la perfección el universo DC es un eufemismo. Sirva como ejemplo mencionar uno de sus últimos trabajos, el libro DC Comics: The art of Modern Mythmaking. Una verdadera maravilla que ganó el premio Eisner en 2011 al mejor libro relacionado con cómics.

Paul Levitz y el citado libro
Este es el hombre al que Diane Nelson sustituye. La misma que no había leído un cómic en su vida pero que poseía una amplia experiencia en puestos relacionados con la publicidad y el marketing, adquirida en varias empresas, entre ellas Disney, donde fue directora de promociones a nivel nacional para la división discográfica de la compañía hasta su marcha a Warner en 1996 donde entre otras cosas acabará gestionando como decíamos antes la marca “Harry Potter”. No debió hacerlo del todo mal dado que llegó a vicepresidenta ejecutiva de gestión global de marcas en 2004 y todo ello antes de que en 2009, le encargaran la tarea de dirigir DC Entertaiment.
Salta a la vista que se trata de dos grandes profesionales, pero en campos muy distintos. El contraste habla por sí solo. Veteranía y conocimiento del medio contra gestión de marca y explotación de franquicias. Ya sabemos quien ganó esa batalla.
Los chicos de Diane, parte 1: Bob Harras y Jim Lee, una historia de amor atormentada
Como no podía ser de otra manera, los cambios en la estructura de la compañía no tardan en producirse y ya en febrero de 2010 iríamos conociendo los nombres de la gente que a partir de entonces iba a dirigir los destinos de DC Comics y que responderían únicamente ante Diane Nelson. Básicamente son cuatro. Los cuatro jinetes del apocalipsis comiquero; Dan Didio, Jim Lee, Geoff Johns y Bob Harras. Cuatro nombres que pueden o no significar algo por sí solos pero que en realidad son mucho más que dibujantes o guionistas. Fijarnos en su historia y su trabajo detrás de las viñetas puede decir mucho de lo que ocurre hoy en día en DC Comics.

Empecemos por Jim Lee, a quien todos conocemos por su faceta de extraordinario dibujante. Es de sobra conocido como a principios de los noventa arrasa en Marvel con su entonces innovador estilo de hacer cómics y es uno de los protagonistas de la “fuga de cerebros” o mejor, de lápices, que marcará la industria en esos años y llevará a la creación de Image Comics en 1992, editorial dentro de la cual el artista tendrá sus propios títulos y su propio estudio: Wildstorm. En 1998, Cuando las ventas de los personajes de dicho estudio empezaron a flojear y la venta de licencias de sus personajes se había mostrado ya improductiva (hubo un intento de serie de TV de los Wildcats y otro de película de los Gen 13) Jim Lee vende su estudio a DC Comics y compagina su labor como dibujante para la casa con otros proyectos. El hecho que sus lápices sean sinónimo de ventas (pese a sus constantes retrasos) y el peso de Wildstorm y sus diferentes subsellos dentro de DC (Homage, America’s Best Comics…) hacen que Jim Lee vaya teniendo cada vez más influencia dentro de la editorial que nos ocupa y con la conversión a DC Entertainment gana el puesto de co-editor, un cargo que le permite control creativo sobre TODOS los títulos de la casa. ¿Qué quiere decir esto? Pues básicamente dos cosas; en primer lugar, que Lee podrá traer a todos aquellos dibujantes que él considere de su gusto para trabajar en DC y decidir donde trabajarán. En segundo lugar y aún más importante, es que él puede supervisar a cualquier dibujante de la casa y decidir lo que le gusta, lo que no, y lo que éste debe cambiar. Luego iremos viendo algunas consecuencias de este tipo de cosas.

Y de la mano de Jim Lee aparece otro de nuestros jinetes del apocalipsis: Bob Harras. Explicar quién es Bob Harras y la lista de catástrofes asociadas a su trabajo como editor daría para un artículo propio (o varios) así que para hacernos una idea rápida de quien es este hombre y cómo demonios ha acabado en DC Comics, vamos a hacernos unas cuantas preguntas de respuesta reveladora: ¿Quién fue el responsable de echar de la franquicia X-Men a Chris Claremont después de casi veinte años escribiendo los personajes y haberlos convertido en lo que eran? Bob Harras. ¿Quién fue el editor responsable (al menos en parte, ahí hubo café para todos) de la catastrófica saga del clon en Spiderman y de las más bien poco memorables etapas que vinieron después? Bob Harras. ¿Quién era editor Marvel en los noventa cuando la compañía estuvo al borde de la bancarrota? Bob Harras. ¿Adónde va este buen hombre a llamar a la puerta cuando en Marvel le dan la patada para contratar a Joe Quesada? A la Wildstorm de Jim Lee, el mismo Jim Lee que cuando llegue a DC pensará que es buena idea contratar como editor jefe y vicepresidente a un tipo semejante. No lo piensa porque sí. Harras ayudó en aquellos primeros años noventa a aupar a Jim Lee a un estatus casi divino. Refrendado por unas ventas que todo el mundo achacaba al dibujo de Lee y no a la especulación, Harras se pasa por el forro al “patriarca mutante” Chris Claremont y convierte a X-Men en un expositor para el entonces incipiente artista, total, el guionista es lo de menos, pensaban. Así, Jim Lee le devolvía ahora el favor a su amigo Bob y éste acaba en un puesto directivo de la moderna DC. ¿Consecuencias? Sirva solo una de ejemplo: Scott Lobdell. Este nefasto guionista es otra pieza de este puzzle que se gestó en la Marvel de los primeros noventa y es que ¿a quien acabó contratando Harras para sustituir a Claremont cuando todos los grandes nombres del cómic de aquella época (John Byrne sin ir más lejos) le dijeron ahí te las compongas? Sí, a Scott Lobdell. Ese mismo Scott Lobdell que ha escrito algunas de las más humillantes y deleznables historias recientes de Superman ya se encargó de destrozar la franquicia de los mutantes de Marvel, tutelado por Harras, cuando pensaban que ésta vendía sola y no necesitaba historias coherentes ni desarrollo de personajes. Resulta que sí los necesitaba, pero hicieron falta años y batacazos de crítica y ventas para que se dieran cuenta.
¿Vais viendo como la historia se repite y este mundillo es un pañuelo? Seguimos. ¿Cuál es el trabajo de Harras en DC? Pues estar por debajo de Nelson, Didio y Lee y hacer de “correa de transmisión” entre estos y los que están más abajo de la pirámide. Más allá de eso poco se sabe y es que otra característica de la DC de nuestros días es el silencio. Muy pocos hablan de cómo funciona la editorial realmente y cuando lo hacen no lo hacen precisamente para alabarla.
Continuará…
Y en la próxima entrega (la 2 de 3), conoceremos a los otros «jinetes del apocalipsis» de la nueva DC Comics y hablaremos del estilo de trabajo que ha implantado. ¡No os lo perdáis!
Un artículo de Antonio Monfort para www.supermanjaviolivares.net

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
manue
manue
5 años atrás

Muy bueno javi.Muchas gracias por el post

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

Bien dicho, javi, si no se hace al respecto, pronto DC sera la peor compañia de comic,mi mayor deseo es que DC vuelva a ser tan buena como lo era antes de la crisis, donde a los personajes los trataban con respecto. Me sigue sin gustar John Byrne,

carrous-el
carrous-el
Reply to  Anónimo
5 años atrás

Tampoco para tanto..Marvel tambien paso por algo parecido, incluso peor, pero logro resurgir y reinventarse en estos últimos años..Es cierto lo de la nota..hay mucho amiguismo en DC que esta perjudicando la parte creativa de los comics más rentables de la editorial..llamese batman, superman, JLA.. Da la sensación de que lo hicieran a proposito.. Ellos creen que reinventando el universo DC, los personajes y sus idiosincracias, van a lograr mayor aceptación y por ende, mayor número de ventas..Pero no se dan cuenta que el problema son ellos mismos..Hay que cambiar toda la parte creativa de los comics DC, Empezando por… Ver mas »

Javier Olivares
Javier Olivares
Admin
5 años atrás

Todo el mérito del artículo es de nuestro compañero Antonio Monfort.

Un saludo

Dariel Lopez
Dariel Lopez
5 años atrás

Solo de leer lo que han hecho estos señores/as con DC después de leer lo que hicieron con Marvel y sus personajes me da escalofríos, y al parecer esto no es lo peor porque el reportaje termina diciendo que en la próxima entrega conoceremos a los otros jinetes del apocalipsis los cuales me temo que serán igual o peores que los aquí mencionados. Rechanfle.Y si todo sigue como hasta ahora no dejo de preguntarme qué pasará con los personajes tan icónicos de la empresa y que tanto admiro como Wonder Woman, Green Lantern(sobre todo Hal Jordan), Batman y por supuesto… Ver mas »

Fer-El
Fer-El
5 años atrás

…excelente articulo, una felicitación para Antonio… …pues el meollo del problema fue el paso de Dc comics a Dc entertaiment lo que cambio radicalmente la visión de la compañía para la cual ahora los cómics son un plato de segunda mesa y manejan todo como una franquicia y no como una editorial… …se necesitaría una reestructuracion interna en la compañía igual de radical a la que la transformo en una franquicia de entretenimiento para arreglar este problema de enfoque administrativo, pues lo único que organizaría este descalabro seria que la compañía permitiese que el área de cómics se independizara de… Ver mas »

Reni
Reni
5 años atrás

Bueno, yo estoy en desacuerdo con el panorama tan negativo que este articulo refleja sobre la actualidad (new 52) de los comics de DC. Si bien el reboot comenzó de manera regular, yo creo que DC ha ido mejorando mucho la calidad de sus series de manera que actualmente las historias son muy pero muy superiores a los de la competencia principal. Explicar los lios de directivos y decisiones malas que han tomado (como el 'querido' DiDio) me parece que no deberia opacar la gran cantidad de historias buenas e interesantes que diversos titulos de DC han brindado estos ultimos… Ver mas »

Ury AG
Ury AG
5 años atrás

Muy buen artículo, comparto!

grillo
grillo
5 años atrás

Se comparte!!

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

marvel se llevo a los escritores y dc se quedo con los dibujantes, teniendo personajes de tan poca calidad a dc le hacian falta buenos escritores, ahora es muy visual con personajes malos y malas historias; marvel siempre tuvo mejores personajes y le prestaba atencion a lo visual ahora logrado un combo de imagen, personajes e historias.