¿QUÉ LE PASÓ A DC COMICS? PARTE 3 DE 3

0
40
NOTA: Esta es la última parte de los 3 artículos dedicados a explicar la situación actual de DC Comics. Recuerda que es imprescindible haber leído la primera y la segunda parte antes de continuar con este post.

La supercúpula de DC Entertainment: Johns, Nelson, Lee y Didio

Haciendo amigos: El estilo de trabajo en DC Comics parte 2

—Antes de empezar incluso el New 52, pero ya bajo el nuevo “régimen” de DC Comics, en 2010, Nick Spencer es anunciado como nuevo escritor de Supergirl solo para ser despedido antes de poder firmar el primer número. El escritor no hace declaraciones por aquel entonces, pero tres años más tarde, cuando a Jim Zubkavich, contratado como guionista de Aves de Presa sufre su misma suerte, decide hablar:  “La forma en que DC trata a muchos de sus freelance es aberrante. Cuando me pasó en Supergirl no dije gran cosa porque no quería quedarme con lo negativo. Pero cuando ves que le pasa lo mismo a tanta buena gente, y el daño que eso hace a sus carreras, sus ingresos, etc… No está bien. No entiendo la necesidad de ello, y ojalá fuera de otra manera. Me encanta DC, adoro a sus personajes, hice algunos de mis mejores trabajos allí. Y estoy muy feliz por los amigos a los que les ha ido bien allí, pero le diría a cualquier creador, especialmente a los recién llegados, a los más jóvenes que tuvieran mucho cuidado a la hora de trabajar allí.”

—John Rozum abandona Static Shock por los desacuerdos con su editor Harvey Richards y el dibujante Scott McDaniel. La serie se cancelará tras solo ocho números.

—J.T. Krul es reemplazado en Green Arrow el mismo mes en que aparece su primer número.

—Ron Marz, veterano escritor de Green Lantern, deja su nueva serie Voodoo después de que los editores le obligaran a retirar su guión para el número 5. La serie se cancelará en el diez.

—El escritor de la línea Vértigo Chris Roberson, autor de Fairest o iZombie, deja la compañía y declara públicamente: “En un mundo mejor, personajes como la Legión serían propiedad de una compañía más ética. Desgraciadamente, ese no es este mundo. En pocas palabras, no estoy de acuerdo con la forma en que tratan a otros creadores ni con su forma de hacer las cosas en este negocio”.

—El “enfant terrible” de la industria de los cómics y uno de los fichajes más publicitados del New 52, Rob Liefeld abandona cualquier cosa que tenga que ver con DC (trabajaba en tres series, Deathstroke, Grifter y Savage Hawkman). Entre las razones que da para su marcha están los graves conflictos con su editor y las continuas exigencias de cambios radicales en el último minuto.

Karen Berger, la mujer que había hecho grande la línea “Vertigo” con casi veinte años de trabajo a sus espaldas abandona el barco en marzo del 2012. Dice buscar “un cambio profesional” en su vida, pero ¿realmente se puede pensar que su decisión no tiene nada que ver con el hecho de que en el New 52 la línea Vértigo haya sido ninguneada y muchos de sus personajes hayan pasado a la línea principal con versiones “descafeinadas”? Un año más tarde se producirá otra polémica y decisiva marcha. La de Bruce Timm, supervisor de los grandes proyectos de animación de la compañía y responsable del rico universo animado de DC Comics. En principio, Timm permanece en Warner supervisando otros proyectos y no está claro si su marcha es debida al descontento con la actual línea de proyectos animados o se debe a otras razones. Sea como sea, se trata de una pérdida muy difícil de cubrir para DC.

—El caso de otra escritora, Gail Simone, es verdaderamente representativo. Por una parte, se ve obligada a dejar la serie que co-escribía con Ethan Van Sciver: Fury of the Firestorm por fuertes diferencias con éste. En septiembre de 2012 es despedida vía email de Batgirl a pesar del buen funcionamiento de la serie. Precisamente por la presión de los fans, Simone es recontratada apenas tres meses después para seguir en Batgirl. Sin embargo, acabaría dejando el título por diferencias creativas con su nueva editora, Katie Kubert, quien paradójicamente pronto abandonaría DC para irse a Marvel.

—Keith Giffen se va de Legion of Superheroes tras solo dos números deshaciendo lo que debía ser una reunión del “Dream Team” de la Legión ya que los guiones eran de Paul Levitz. Otro “Dream Team” se va al garete por culpa de la editorial cuando antes de que el primer número llegue a las librerías despiden a Kevin Mcguire de Justice League 3000. Aquí, el dibujante debía reunirse con el mencionado Keith Giffen y con J.M. Dematteis reeditando así el equipo creativo de la famosa Justice League International. La explicación que dan es que temen la reacción del público a un título demasiado humorístico. La pregunta es ¿para qué se busca a un equipo creativo famoso por hacer exactamente eso si en realidad quieres otra cosa?

—Josh Fialkov abandona Green Lantern Corps y Red Lanterns antes de que el primer número llegue a las estanterías. Las razones exactas son desconocidas pero los rumores apuntan una vez más a desacuerdos con la editorial acerca de qué hacer con los personajes.

James Robinson abandona inesperadamente Tierra 2 y cualquier relación con DC pese a haber anunciado planes a largo plazo para la serie.

—J.H. Williams III y W. Haden Blackman abandonan Batwoman cansados de cambios de última hora en guiones presuntamente aprobados. En su web, Williams declara: «Todas estas decisiones editoriales llegaban en el último minuto y siempre tras un año o más de planificación por nuestra parte. Siempre hemos entendido que, por mucho que quisiéramos al personaje, Batwoman pertenecía a DC. Sea como sea, la naturaleza de última hora de estos cambios nos dejaba frustrados y enfadados porque nos impedía contar las mejores historias posibles. Así que, tras meditarlo mucho, decidimos dejar el título tras el número 26».

—En junio de 2013, Paul Jenkins, guionista de Batman: The Dark Knight entre otros títulos escribe una carta abierta prometiendo no volver a trabajar ni en Marvel ni en DC en los próximos años, lo que declara acerca de DC no tiene desperdicio:

“…DC es una cloaca ahora mismo. Me recuerda a cómo era Marvel antes de que hiciésemos “Marvel Knights” (se refiere, mire usted por donde, a la etapa de Bob Harras como editor en la casa de las ideas). Dejaré que saques tus propias conclusiones acerca de las similitudes y las conexiones. Basta decir que han creado una cultura de lo deshonesto que afecta a muchos creadores. Y la peor parte es cómo acosan a sus creadores. Trataron de hacerlo conmigo y les mandé al infierno. Las historias de terror son muchas y variadas. Tengo algunas propias y he oído demasiadas de creadores que han sido sometidos bajo la amenaza de perder sus empleos si no les seguían el juego. DC parece haber desarrollado una cultura donde creen que profesionalismo es joder al creativo de alguna manera y luego fingir ser amigables en una convención. Profesionalismo es entregar buenos trabajos a tiempo, o ser amistoso con los fans en las convenciones, o trabajar en pos del beneficio mutuo. Profesionalismo es dedicación a tu equipo, no ir corriendo por las oficinas como un demente diciéndole a todo el mundo lo ocupado que estas – tan ocupado, de hecho, que te olvidas de hacer cualquier trabajo de verdad. Pero lo que me cabrea más de la situación es que no hace falta ser un científico nuclear para ver que hay muchos creadores infelices en DC últimamente. ¿Puedes imaginar cuantos descontentos habrá de los que no sabemos nada porque temen que si hablan serán puestos en la lista negra? ¿Podéis imaginar la clase de condiciones a las que algunos se ven sometidos?…”

Estos son algunos de los casos más sonados de creadores descontentos, desaparecidos o “reasignados” sin previo aviso en DC durante los últimos años. No son los únicos, hay bastantes más. Bien es cierto que no podemos asumir que sea el caso de todos los artistas que trabajan en DC y por supuesto, algunos de ellos pueden asumirse como abandonos razonables, o cambios justificables dentro de lo que es el funcionamiento normal de una gran editorial, si bien, en cualquier caso no dice mucho acerca de la planificación interna.

En una entrevista para la web ICV2.com en Julio de 2013 (que otros medios del género no dudaron en tildar de edulcorada y poco agresiva que digamos) Dan Didio y Jim Lee se refirieron al asunto. Según ellos, el nivel de interferencia editorial actualmente era menor que en los últimos diez años. Jim Lee no duda incluso en catalogarlo como “lo normal en este tipo de negocio”.

Efectivamente, la tensión entre las decisiones de una editorial y los artistas contratados es tan vieja como el negocio de los cómics en si mismo. Al fin y al cabo, a los creativos se les contrata para dar su visión de un personaje, una visión a menudo personal y no es raro que dicha visión no encaje con las perspectivas de una editorial siempre preocupada por mantener su corral de gallinas de huevos de oro en forma de status quo. Eso es normal. Lo que ya no es tan normal es que ocurran tantas, en tan poco tiempo y se hagan públicas de una forma tan escandalosa con tantos creadores reconocidos del medio jurando en arameo no volver a trabajar con la casa.

La circunstancia “normal” sería que los editores de las respectivas series suavizaran las tensiones entre el autor y la editorial, para que los desacuerdos y las fugas fueran la excepción y no la norma. Lo “normal” sería que los autores presentaran un plan para una serie y si éste se aprueba por los editores se siga con él hasta el final. Pero según parece en DC ocurre justo lo contrario, editores que han perdido su poder de dar el visto bueno y que solo siguen órdenes de arriba, cambios injustificados en el último minuto… eso es lo “normal” en DC hoy en día.

Esta parece ser la razón del problema que nos ocupa y que da unos resultados artísticos muy, pero que muy pobres en el conjunto de las publicaciones de la casa desde 2011, siendo la excepción solo aquellas series cuyos autores pueden permitirse trabajar con independencia bien por su nombre (Azzarello y Chiang en Wonder Woman o el ya comentado caso de Geoff Johns), ventas (el Batman de Snyder y Capullo) o porque la temática de la serie se aleja del universo principal (Injustice Gods Among Us, Adventures of Superman o Sensation Comics Wonder Woman). Y es que ¿cómo se puede crear entonces un universo coherente y bien estructurado, si por un lado no se deja a los creadores desarrollar sus ideas y al mismo tiempo las ideas que vienen de arriba son confusas y erráticas en el mejor de los casos? Ese y no otro ha sido el problema del New 52 desde el principio.

Las ventas, todo por las ventas

Pero vamos a lo que de verdad importa: las ventas. Porque ¿a quien le importa si un cómic es bueno o malo si éste se vende? Es más, ¿qué importa que su autor seéa este o aquél o si éste está contento o no si los números acompañan? En DC tienen claro que esto es un negocio y que los números mandan. ¿Entonces, ha merecido la pena todo lo anterior?

Arriba, gráfica de ventas de cómics americanos por editorial en Octubre de 2011, con DC Comics (en azul) liderando ampliamente el pastel. Abajo, la situación en Octubre de 2014. No solo es que Marvel venda más, sino que DC vende muchísimo menos, reboot mediante…

No se puede negar que el New 52 fue un éxito de ventas… los primeros seis meses. Contemplar las tablas de ventas de aquel último tramo del 2011 podía hacer llorar de emoción a cualquier fan de DC. No solo la gran Justice League estaba ahí, también estaba Green Lantern, Action Comics, Flash… una gozada oiga. Ahora bien, en cuanto Marvel contraataco con su evento Avengers vs. X-Men se acabaron los primeros puestos para los títulos DC, y lo que es peor, dicho evento marvelita no siendo precisamente una obra maestra que digamos, vendió casi treinta mil ejemplares más que la creme de la creme del New 52, el Justice League nº 1, siete meses antes. A partir de ahí, la cosa no mejoró que digamos. El grueso de los grandes títulos de la casa fueron descendiendo para anclarse alrededor de la zona media del “top 100” vendiendo entre los treinta mil y los sesenta mil ejemplares en el mejor de los casos. Solo el Batman de Snyder y la Justice League de Johns se pasan de vez en cuando por el TOP 5. Los eventos consiguen casi siempre un cierto repunte de estas ventas, pero están muy lejos de considerarse bombazos y se desinflan muy rápidamente. Así, el Forever Evil nº 1 arrancó a duras penas el primer puesto del top a un crossover chusco de Marvel: Infinity pero se desploma a partir del número 2 y no vuelve a subir jamás.

Otros presuntos “bombazos” como el Superman Unchained de Snyder y Lee vendió en su número uno más de doscientos mil ejemplares, cifra más que meritoria. Pero año y medio después, convertida en miniserie y con retrasos acumulados en su aparición, llega por fin su último número, el nueve, que se queda con muy poco más de sesenta mil ejemplares. Estos picos entre los primeros y los sucesivos números de una colección no son exclusivos de DC, por supuesto, también ocurren en Marvel. Pero la casa de las ideas se las apaña para fidelizar mejor a su público en los eventos, mantiene varias series fijas en la parte alta de la tabla y hace todo eso sin (de momento) renunciar a su historia y su continuidad.

Otra cosa que Marvel hace sensiblemente mejor a nivel de ventas, es aprovechar el tirón que suponen los estrenos de cine. Así, mientras Marvel convertía a Mapache Cohete en superventas (al menos en sus primeros números) DC conseguía que el estreno de Man of Steel pasara totalmente desapercibido en las series de Superman y estas siguieran a la deriva por más y más tiempo.

Superman (Henry Cavill) posando con un ejemplar del mítico Action Comics #1 junto a la cúpula de DC Entertainment.

En conclusión y viendo las cifras de ventas, no se puede decir que la estrategia actual esté funcionando precisamente. Es cierto que en su momento el New 52 llamó la atención del público e incluso podemos aceptar que hizo que algún neófito se acercara a series DC que jamás habría tocado, pero fuera del pico inicial, los desplomes han sido rápidos y vigorosos. La apuesta de la compañía ha sido saltar de evento en evento y emplear triquiñuelas como las portadas múltiples para conservar su porción de mercado, una estrategia desfasada y quemada desde los años noventa.

Es decir, que esta estrategia por la cual han sacrificado historia, creatividad, continuidad, y la esencia misma de nuestros personajes les ha servido para quedarse exactamente donde estaban, en el número dos del mercado. Vamos, no se les puede decir más que chapeau.

Esta y no otra es la DC Comics que tenemos hoy en día. Afortunadamente todo es cíclico en una industria como la del cómic americano que nunca se detiene. Si fuimos tan ingenios a finales de los ochenta de pensar que DC había aprendido de sus errores y que siempre iba a seguir con aquel nivel de calidad, quizá eso nos sirva ahora para pensar que la DC mediática, de bombo y platillo, de mucho ruido y pocas nueces de Didio y Lee no va a ser así para siempre, que más pronto o más tarde alguien con sentido común ocupará un cargo relevante en la compañía y hará volver las buenas historias, los buenos creadores y será consciente verdaderamente del legado que tiene entre manos. Solo nos cabe esperar que esa persona o personas lleguen mientras aun quede algo que salvar y este no sea el último episodio de DC Comics.

Un artículo de Antonio Monfort para www.supermanjaviolivares.net

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Anónimo
Anónimo
5 años atrás

No se Preocupen con la Convergencia, y las nuevas Pelis todo se va Solucionar bueno eso espero.

Anónimo
Anónimo
Reply to  Anónimo
5 años atrás

Dios te escuche…..

Anónimo
Anónimo
Reply to  Anónimo
5 años atrás

Jajaja lol :p

Enrique Baltodano
Enrique Baltodano
5 años atrás

En series de accion real, los heroes de DC estan haciendo bien las cosas,se ha creado un universo muy interesante. no puedo decir lo mismo con las series animadas que parecen que las dirigen a niños de 6 años y series como Young Justice y Legion of Superheroes las cancelan,en el universo cinematografico hasta donde lo veo esta muy bien pero eso gracias al genio de Zack Snyder y David Goyer. referente a los comics tengo espereanza que con Convergence las cosas se arreglen .

Juancar
Juancar
Reply to  Enrique Baltodano
5 años atrás

Concuerdo con lo de las series animadas y las live action, no concuerdo, en cambio, respecto al universo cinematográfico, el cuál es prácticamente inexistente. Más allá de la man of steel, la cual fue un bodrio TOTAL y la cuál desearía no se hubiese hecho nunca.

Gabriel trejos
Gabriel trejos
5 años atrás

restructurar! restructurar! restructurar! – aprovechar para crear nuevos personajes y sacar adelante un nuevo sisitema de ventas de comics! estilo INJUSTICE – puede ser una estrategia o moverse por las aguas de la novela grafica es otro camino – muy buen articulo! analisis- NOS HAN ABIERTO LOS OJOS!!! 0_o

Soy superfan de Jim Lee – pero lamento que este tan mal rodeado 🙁

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

Después de leerlo todo me da mucha pena que DC esté dirigido por gente que no ama ni entiende las historietas y solo trata de sacarle ventaja como cualquier empresario chupa sangre. No queda más remedio que desearle la mejor de las suertes a esta editorial de mi niñez y quizás este año nos llevemos una sorpresa en el buen sentido de la palabra.

Angel
Angel
Reply to  Anónimo
5 años atrás

Es curioso, hace poquito venerabas los new 52 el cuello alto de Superman, que le quitaran los calzones, a Jim Lee y todo lo que DC hiciera…

Angel
Angel
5 años atrás

Muy interesante el conjunto de articulos del Señor Monfort y al que solo queda darle la razón ante todo lo que está diciendo… Quizás lleguen nuevos tiempos y mejores, con comics más cuidados, aunque me temo que hoy en día compañías como Marvel o DC están más preocupados del cine, la animación, videojuegos y la TV, plataformas que les permiten llegar a un público mucho más amplio que el de los comics que ha quedado en un reducto de nostálgicos y románticos. Hoy día que una serie venda 100.000 ejemplares es un gran éxito, pero que porcentaje de negocio supone… Ver mas »

Exerbest
Exerbest
5 años atrás

De todos modos DC seguirá siendo una de las 2 mas grandes compañías de su tipo en el mundo ,así q xq bajarnos la moral ,de todos modos tu articulo es interesante

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

Dan didio es lo peor que le haya pasado a dc.

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

Todo esto explica porque DC se siente tan noventa, ya saben, lo peor de los noventa, Image primerisa y Marvel (todos Extremos). Lo cual es curioso, porque DC cruzo esa epoca con calidad y hasta le dio a la Trinidad reemplazos extremos que duraron nada y mas parecian testimonios de porque los personajes tradicionales eran mejores.

Nicktalope
Nicktalope
5 años atrás

Totalmente de acuerdo con la opinion final de la nota. Y es evidente por lo que describe de la situacion editorial que quien esta arruinando todo desde la cupula de DC es un escritor mediocre y frustrado que nunca por su "talento" logro alguna relevancia. Entonces, tipico efecto de un complejo de inferioridad, se tiene que meter con los creadores a hacer cambios de ultima hora para "mejorar" las historias. Y viendo a estos "ejemplares" que aparecen en la foto, sacando a Geoffs, no es dificil suponer quienes son estos brillantes editores que pueden mejorar siempre lo inmejorable.Pero, como se… Ver mas »

Ivan Fernandez Silva
Ivan Fernandez Silva
5 años atrás

Estupendos artículos, que nos han traído algo de luz a los entresijos editoriales de DC. Queda claro que lo que la editorial necesita es a su Joe Quesada particular. Quizás que Levitz, junto a Johns, tomen las riendas de la editorial, y que tenga su propio DC Knights. Del departamento de animación ya hablaremos…