RESEÑA DE SUPERMAN #42

0
23

SUPERMAN #42 (Septiembre 2015)


Guión: Gene Luen Yang 
Dibujo: John Romita Jr.
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN
Tras ser rescatada de sus captores por Lois, Clark y Jimmy, Condesa, la informante que se presentó en el Daily Planet revela la existencia de HORDR, un conglomerado tecnológico que basa su poder en obtener información ultra secreta y venderla al mejor postor. Por otro lado, ver a Clark defenderse de los atacantes y constatar su invulnerabilidad confirman a Lois lo que lleva tiempo sospechando: que Superman y Clark Kent son la misma persona.

Sin tiempo para asimilar dicha revelación el pequeño grupo acude al Toymaster para que les ayude a replicar unas máscaras que les darán acceso al campus secreto de HORDR, sin embargo, una vez allí son descubiertos y Superman se ve obligado a enfrentarse a las máquinas de seguridad del campus. Dispuesto a utilizar su llamarada solar, Clark pide a Jimmy y a Lois que vacíen el lugar, pero cuando está en pleno estallido una sombra se acerca a Superman y le toca drenando parte de su energía. El campus es historia pero puede que los poderes de Clark Kent hayan desaparecido con él.

CRÍTICA
Para poder leer todo lo que atañe a Superman en este DC You (etapa que por supuesto es la  repanocha, según DC) había que dar un poco merecido voto de confianza a los autores y tragarse el sapo de que ese tipo broncas y con camiseta que aparece en los cómics era Superman. A cambio, se suponía que esta colección nos acabaría narrando una historia del hombre de acero trascendente y que nos convencería de la madurez de los cómics del personaje en nuestros días.

Si esta idea fuera un lago helado por el que estamos caminando, este número sería el ruido del hielo crepitando a nuestros pies y a punto de desmoronarse.

El número se pasa por la peineta el final de la entrega anterior, con un Clark tiroteado dentro de un coche. Aquí lo encontramos lozano y feliz en una colina habiendo escapado de sus perseguidores. En un alardede sagacidad, a Lois no le basta con ver como su amigo sobrevive “mágicamente” a un tiroteo, ni cómo destroza con sus manos desnudas a un grupo de robots tecnosombras o lo que demonios sea eso. Ni con que a Clark, de pronto asombrosamente torpe a la hora de proteger su identidad, se le vea la ¿armadura? azul Debajo de la camiseta. No. La reportera tiene que ver el traje. Tiene que ver la S. Un traje del que por cierto, todo el mundo parece haber olvidado aquello de la nanotecnología que tantos problemas arreglaba al principio del New 52. Igual es que con tanto estallido solar, la fortaleza de la soledad no da ya para armaduras, y ahora hay que volver a conformarse con el trapillo de toda la vida.
Y hablando del estallido solar, vamos a nombrarlo nuevo poder más cansino del universo. Y es que ya no hay número de Superman donde no se arregle todo a base del dichoso petardazo. Solución, por cierto,  que deja en muy mal lugar el sentido de la estrategia de Clark Kent ya que si no liquidas a tu enemigo a la primera, vas a tener un serio problema.

Si la trama con los protagonistas cruje por todos los lados, tampoco el carisma del villano va a salvar esta historia. Este HORDR_root deja mucho que desear en cuanto a carisma o sentido de la amenaza. Eso sí. Su sentido de la estrategia es más o menos el mismo que el de Clark Kent, anunciando que tiene unas instalaciones la mar de molonas que el héroe le va a pulverizar en cero coma.

Estas y otras lindezas hacen que este cómic chirríe, sus saltos en la narración huelen a apresuramiento y a interferencia editorial y hace que empecemos a tener miedito de que esta saga Truth, acabe siendo un bluff en toda regla. Toca tener paciencia y esperar que la cosa aun va para largo. Esa misma paciencia que los lectores de Superman agotamos hace ya años.

Y en el dibujo… ¿Qué podemos contar que no hayamos contado ya? Romita Jr. Strikes again!! Y es que sinceramente no hay por dónde cogerlo. La escasez de detalles en los planos medios y en los fondos es salvaje. Los rostros dejan mucho que desear y el diseño de personajes es minimalista por emplear un eufemismo suave. Con la de series nuevas que acaba de sacar DC… ¿de verdad que no habría un Batman por ahí para este hombre? O igual podría irse a la nueva serie “Doomed” de Scott Lobdell, y así si existieran los Razzies de los comics ahí arrasaban.

En cualquier caso, aquí estamos con una serie que lo más que tiene de Superman son las letras de la portada y esperando, como los judíos en la travesía del desierto que esto nos lleve algún día a la tierra prometida. Así nos va.

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Juan .Pa
Juan .Pa
5 años atrás

Efectivamente la llamarada solar se está volviendo un poco cansina. Es un poder muy atractivo e interesante, pero está siendo mal empleado. Se olvidan que Superman tiene más poderes o más estrstegias para lidiar con problemas simples (porque efectivamente la amenaza física de éste número era muy simple).

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

¿Que le pasa al rostro de Luisa durante este numero? Parece dibujado por otra persona (y para mejor).
Lo de la llamarada ya agota. ¿Es que es el único poder de Superman? ¿Le han sacado los otros y no nos lo han dicho?
Lo triste es que, sin ser muy exigentes, este es un buen numero, pero se cae al ver el todo.

Anónimo
Anónimo
5 años atrás

Esto de la llamarada solar me recuerda a ultraman (el japones, no el de DC), que después de pelear media hora, sacaba su rayo de la mano y destruía a los monstruos de un solo petardazo. Siempre pensé por que no sacaba el rayo al principio y punto…

Miguel H Rosas
Miguel H Rosas
5 años atrás

¿De verdad en este número el guion es de JR Jr. y el dibujo de Gene Luen Yang? 😉
Por favor, que lo hagan, quizá así ganaríamos al menos en el aspecto visual o puede que no.

Antonio Monfort Gasulla
Antonio Monfort Gasulla
Reply to  Miguel H Rosas
5 años atrás

No. Evidentemente ha sido un error nuestro. Corregimos ipso facto. Eso sí, igual mejoraba la cosa y todo, total…