RESEÑA DE SUPERGIRL EPISODIO 2X05 “CROSSFIRE”

0
50
EPISODIO 2X05 “CROSSFIRE”
Fecha de emisión: 7-11-2016

Director: Glen Winter
Guión: Gabriel Llanas y Anna Musky-Goldwyn
Reparto: Melissa Benoist (Kara/Supergirl), Mehcad Brooks (James Olsen), David Harewood (Hank Henshaw / Martian Manhunter), Jeremy Jordan (Winn Schott), Chyler Leigh (Alex Danvers), Katie McGrath (Lena Luthor), Chris Wood (Mon-El), Floriana Lima (Maggie Sawyer)

Reseña de Javi Olivares

RESUMEN


Kara intenta ayudar a Mon-El a adaptarse a la vida en la Tierra y le consigue una identidad y un trabajo en CatCo, pero el daxamita parece más preocupado en ligar que en hacer valer su tapadera. A Kara no le queda más remedio que aceptar que no todo el mundo puede seguir sus pasos y que Mon-El debe cometer sus propios errores.

James Olsen pierde una cámara fotográfica muy importante para él durante un atraco, y esto hace que empiece a replantearse sus prioridades. Frustrado por haber sido siempre un sidekick, decide dar el paso para convertirse en un superhéroe. Para ello contará con la ayuda de Winn, quien a regañadientes accederá a colaborar con el diseño de un traje que evite que su amigo termine muerto en un callejón. Un nuevo héroe está a punto de aparecer en National City…

A todo esto, Alex no tiene más remedio que aceptar que lo que pensaba que era una gran amistad hacia Maggie Sawyer es algo más. Su negativa a tener citas con chicos y a intimar con ellos siempre había sido algo inherente a ella, pero ahora entiende que el verdadero motivo es que es gay y se lo confiesa a Maggie.

Por su parte, Kara tendrá que lidiar con una banda de delincuentes que, armados con tecnología alienígena proporcionada por la misteriosa organización Cadmus, pretenden sembrar el rechazo a los extraterrestres. Al final, durante una fiesta de Lena Luthor, Supergirl, Winn, James y la propia Lena conseguirán detener a los ladrones e inutilizar las peligrosas armas. Se abre así una puerta a la confianza entre Supergirl y una Luthor, pero la sorpresa será mayúscula cuando descubramos que la líder de Cadmus no es otra que la madre de Lena.

CRÍTICA
Viniendo de un episodio tan nefasto como el de la semana pasada, podríamos pensar que casi cualquier cosa que nos hayan plantado esta semana merecerá mejor consideración. Y aunque estáis en lo cierto, el episodio de Supergirl que nos ocupa hoy ha estado bastante bien. Y no solo comparativamente hablando.
Para empezar, la serie parece haber recuperado lo que más eché en falta en la semana anterior: su frescura. Supergirl no es profunda ni pretende serlo, en cambio triunfaba como una distracción ligera en la que las situaciones y los personajes tenían chispa. Ha sido muy agradable ver que esa chispa no se ha apagado, y es que solo la trama de Mon-El/Mike como becario de CatCo yendo más salido que el pico de una plancha y montándoselo con la Srta. Teschmacher en el cuarto de la fotocopiadora, nos aporta ya el toque cómico nada forzado que el show necesita.
Mucho más fallida es, en cambio, la trama de James Olsen frustrado porque sus amigos son superhéroes y él no, lo cual no es sino el pavimento necesario para llegar, dentro de un par de episodios, a ver al personaje convertido en Guardián. Y es que en una serie en la que este Jimmy demasiado adulto y demasiado triunfador no encaja ni con 3en1 (nadie se cree que sea el jefe de CatCo, tan solo parece que pasa el día por allí en el despacho), quizá convertirlo en un vigilante enmascarado era el único paso razonable. Razonable para los estándares del CW, claro, un universo televisivo en el que hasta el más tonto es superhéroe. En cualquier caso, el problema para mí no es convertir a este Jimmy desubicado en vigilante, sino darle precisamente la identidad de un personaje tan anclado al cómic como El Guardián. Perfectamente podrían haber ideado cualquier otra identidad nueva y habría dado lo mismo, sin necesidad de reinventar de este modo tan raro al azul y amarillo personaje de los cómics. Aunque viendo el lado positivo de todo esto, al menos la cruzada personal de James le dará al pagafantas de Winn algo más que hacer que jugar con su iPad todo el día en ese DEO en el que parece que no trabaja nadie excepto él.
Otra trama importante del episodio es la que trata sobre Alex Danvers y el armario del que quiere salir. La aparición de Maggie Sawyer ha propiciado que Alex se plantee si su reticencia a tener citas e intimar con chicos se debía a que ese no era su rollo, y parece que la respuesta está muy clara. Se abre un abanico de posibilidades en la serie, mucho romance que explotar y sin duda se unirá un determinado público al show gracias a este anunciado twist de la trama, pero sinceramente y como espectador que busca en Supergirl diversión sin más, me importa un bledo que Alex se líe con Maggie, que se líe con Hank Henshaw o que se líe con la cafetera. Para mí, es mucho más divertido ver a Mon-El descubriendo cómo funciona el mundo, buscando un club de strip-tease y haciendo, al menos por esta semana, del Clark Kent nerd y con gafas que tan bien funcionó en los dos primeros episodios de esta temporada.
Y me dejo para el final la trama supuestamente central del episodio, que a la postre se me antoja la más manida. Cadmus conchabado con unos ladrones para que la tecnología extraterrestre siembre la discordia en la ciudad con respecto a la amnistía alienígena. Lo único que salva esa trama en la que Supergirl recibe palos por doquier es el giro final en el que descubrimos que la jefa de Cadmus es la madre de Lena Luthor. ¿Cuál será la implicación de la aparentemente hermana buena del clan Luthor con Cadmus? Veremos qué reserva la serie para ello, pero tienen mi atención.
Lo peor, sin duda, es que en esta serie titulada Supergirl, la chica de acero parece haberse convertido en un macguffin. Melissa sigue siendo una Kara dulce y divertida, pero su Supergirl parece cada vez más empujada al postureo innecesario con esas poses de brazos en jarras absolutamente forzadas, o esas interminables paradas en el aire mientras habla con el villano random. Y es una pena, porque la protagonista sigue siendo la misma actriz que hace poco era capaz de sostener por sí sola el peso de los episodios, tanto en las partes de acción como en las emotivas. Pero ahora parece que los guiones tiran más hacia explorar a los secundarios y llevarlos por caminos empedrados que en seguir aprovechándose del potencial de Melissa, de su Supergirl y de su Kara.
Con todo, episodio muy entretenido, más en la línea de lo que fue la T1 que de la impresión que dio la semana pasada. Con una buena dirección, interesantes movimientos giratorios de cámara y no tantos primeros planos como suele usar el CW, la factura técnica y artística sigue siendo adecuada. Lo malo es que la propia Supergirl se nos ha puesto en un segundo plano y que las partes emotivas ya no funcionan como antes, porque no hay quien se crea el drama de James Olsen o el conflicto interior de Alex. Pero pese a todo, si este es el estándar de calidad de la serie ahora en el CW, bienvenido sea. Al menos podremos seguir viéndola con dignidad y no como la semana pasada, y quién sabe si hasta de vez en cuando alguna trama nos sorprenda para bien.
¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.
0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
grax jupiter
grax jupiter
3 años atrás

mmmm este episodio no fue tan malo para mi pero sentí cosas innecesarias

Miguel Davila
Miguel Davila
3 años atrás

No me gustó el Mon-El de esta serie nada que ver con el cómic. Parece que es más humano que extraterrestre. Llega a la Tierra como si nada, es decir, sabe inglés, leer el idioma, nada le impresiona al ver la Tierra como es de diferente de su planeta. En los cómics se hacía llamar en la Tierra Bob Cobb y no Mike. Es más putero que otra cosa. Tiene más pinta con la pajarita de Jimmy Olsen que el que han puesto en la serie de casi 2 metros que ahora resulta que quiere ser un superhéroe. Ya no… Ver mas »

Anónimo
Anónimo
3 años atrás

Como muy bien dijo Javi con relación a un episodio anterior, esta serie es un insulto a la inteligencia. No es creíble que Kara fuese incapaz de desarmar a los banales villanos del episodio con su supervelocidad, es que no tiene sentido alguno. Lo de Jimmy, no sólo es forzado hacerlo un superhéroe, sino que recibe un par de palizas a pesar de ser cinta negra, un cinta negra se defiende mejor que eso. Esta serie es fácilmente la peor de la CW, hasta Legends está más interesante.

Saludos,

Mikel

Kyl-El
Kyl-El
3 años atrás

Soy el único que se ha dado cuenta que cuando Cadmus hace un comunicado en as pantallas y sale una cara hablando han usado el mismo modelo 3D que utilizan para Gideon en Flash?

Carpincho
Carpincho
Reply to  Kyl-El
3 años atrás

Estas seguro?

Anónimo
Anónimo
3 años atrás

¿Mon-El convertido en una copia de Clark Kent? Las cosas que hay que ver. Y si es cierto lo que dice la critica, esa serie no debería llamarse "Supergirl" sino "Los Amigos De Supergirl", je, je.

Anónimo
Anónimo
3 años atrás

¿Supergirl sola no puede detener a los delincuentes y sus armas alienígenas? Difícil de creer, sobretodo cuando en una escena desarma al mas peligroso de ellos usando solo su supervelocidad. Todo para que al final los desarmen usando un "juguete" esta vez de la invención de Lena Luthor. Es evidente pues que la trama central resulta tan floja que lejos de beneficiar a Supergirl, solo la desluce por completo.