LA VERDADERA HISTORIA TRAS LA PORTADA EN LA QUE SUPERMAN PARECE QUE VA A… A UN NIÑO

0
111

Seguro que en muchas ocasiones habéis visto esta portada en imágenes que circulan por Internet, generalmente como un meme con connotaciones… bueno, digámoslo claro: la portada es rarita. Muy rarita. Un niño tirado en la cama, llorando agarrado a su almohada, y Superman desvistiéndose detrás. Si con los textos ya es un dibujo que da para pensar mal, la portada limpia de letras no hay quien la salve. 

Pero lejos de reflejar ningún tipo de conducta inmoral de Superman, lo cierto es que la portada hace referencia a una de las tres historias del interior del cómic, el Action Comics #457 (Marzo 1976), titulada «Superman, tú no eres Clark Kent… ¡y puedo demostrarlo!». Con guión de Gerry Conway y dibujo de Curt Swan con entintado de Tex Blaisdell (la portada es de Bob Oksnell), en esa historia, Jon, el pequeño hijo del mejor amigo de la infancia de Clark Kent, Pete Ross, está al borde de la muerte porque, sin razón aparente, ha perdido las ganas de vivir. Por alguna razón, el niño siempre ha deseado más que nada conocer la identidad secreta del hombre de acero, y por ese motivo Pete Ross le pide a Superman que se la revele con la convicción de que ese conocimiento, le salvará la vida. 
Ante semejante dilema moral (dejar morir a un niño por conservar su identidad secreta o revelarla y salvarle la vida), Superman opta por la vida del niño y le revela que es Clark Kent. Pero el problema es que Jon no le creerá por más pruebas que Superman intente darle, ya que sencillamente considera imposible que el hombre de acero sea Clark Kent entre otras cosas porque, durante años, Lois Lane ha intentado establecer sin éxito esa conexión. Así, de forma rocambolesca Superman ve que su elaborada identidad secreta se ha vuelto inesperadamente en su contra, y que ahora que necesita desesperadamente probar que es Clark Kent, sencillamente no tiene forma de hacerlo.

Al final, después de numerosos intentos fallidos, el niño le propone ir al apartamento de Clark Kent, donde dice que podrá comprobar si en realidad es quien dice ser. Y una vez allí, el pequeño Jon se convence al ver que el armario de aseo personal de Clark Kent está vacío, su botiquín no contiene medicinas, ni tiene productos de afeitado. Nada de eso necesitaría alguien que, en realidad, es Superman, con lo cual Jon se convence de que le han dicho la verdad, se cura milagrosamente y jura no revelar nunca a nadie el gran secreto del que ahora es conocedor.

Por supuesto, como seguro estaréis pensando, la historia no se tiene en pie. No solo el pretexto de esa enfermedad inexistente del niño es absurdo, sino que también lo es el hecho de que los doctores y hasta el padre del niño lleguen a la conclusión de que saber la identidad de Superman le devolverá a Jon las ganas de vivir. Pero aun así, eso no es lo más absurdo del cómic. Las situaciones a las que se expone Superman para demostrarle al niño (incluso públicamente y en el Daily Planet) que es Clark Kent son de lo más irrisorias. Ateniéndonos a este cómic, prácticamente queda claro que Clark Kent podría ir por el mundo diciendo que es Superman y nadie le creería jamás. Y la pobre Lois ha estado años intentando probarlo… 
Destacando un par de curiosidades, algunas de las personas que Jon sí que creía posible que fuesen Superman eran Steve Lombard (el fortachón reportero de deportes del Daily Planet), o los actores Burt Reynolds o Robert Redford. Curioso que ambos actores fuesen considerados poco después (el cómic es de 1976) para ser el Superman cinematográfico, honor que, como ya sabemos, recaería finalmente en el mucho más desconocido Christopher Reeve. 
Y otra curiosidad que no puedo dejar de comentar es la de la historia secundaria de esta aventura. De forma muy tangencial, Superman se enfrenta a una banda criminal liderada por un pintoresco villano que ha creado una máquina que le otorga «el poder de un huracán [hurricane] y la velocidad de un ciclón [whirlwind]», y que se hace llamar… Whirlicane. Sí, como lo oís; en español sería algo así como «Huraclón». La fusión de nombres que ha popularizado la saga Sharknado ya existía en los setenta en los cómics de Superman. Y era igual de ridícula.

Con todo, una historia completamente para el olvido, con un argumento sin sentido en una época en la que Superman atravesaba en los cómics su momento más bajo —si no contamos el New 52, claro—. Pero llevo años viendo cómo proliferan los memes con la imagen de la portada, y aunque no hay duda de que el pobre Bob Oksnell no tenía ni idea de lo malinterpretable que iba a llegar a ser cuando la dibujó (o sí, y trolleó a Superman como jamás lo ha trolleado nadie), sirva este post para reivindicar que las intenciones de Superman en aquella historia eran muchísimo más nobles de lo que portada puede parecer. Que a fin de cuentas quería salvar la vida de un niño, no robarle la inocencia… malpensados, que sois unos malpensados.

Ahora, cada vez que os encontréis con un meme como este… podréis defenderlo ante vuestros amigos. No me deis las gracias, lo he hecho por el pobre Superman. 😉

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.
0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
maritere
maritere
3 años atrás

Mi querido Javi cuando esta portada a parecio el mundo era mas sencillo, pero esta muy bien que hayas aclarado pues y gnte que le gusta terquiversar yeso es muy doloroso, es lo mismo que a pasado con Batman y Robin que en ciertos circulos les ponen de una manera que ya es de por si insultante.

Dariel Lopez
Dariel Lopez
3 años atrás

No conocía esta ¿historia? de Superman y por lo que leí en el post no me perdí de nada interesante al no leerla.
Es increíble la cantidad de tonterías que escribieron en aquellas épocas los dizque guionistas del personaje que si lo hicieran ahora mandarían al limbo al personaje.

Anónimo
Anónimo
3 años atrás

Jajajjajajajjaa ay me parto me parto pobre nino, bromas aparte, javi eres un crack pero el superman de rebirth es el mismo que el de la edad de bronce mi teoria es no hacen muy poderoso para que mantenga esa humanidad a decir verdad nunca me han llegado ideas raras sobre esa portada lo primero que mi mente penso es lo mismo que lei en los dialogos que ese nino llora porque no cree que superman se clark kent pero nunca pense nada rarito jejejejjee

Carlos Marañon
Carlos Marañon
3 años atrás

El sexo mal interpretado o poniéndolo donde no hay que ponerlo siempre acaba ensuciándolo todo, como lo que citaba el compañero de Batman y Robin, e incluso meterse en cosas de niños como Epi y Blas de Barrio Sésamo. Sencillamente LO DETESTO, me dá asco la gente que le gusta meter mierda y ensuciar las cosas bonitas y auténticas

Pablo Tejera
Pablo Tejera
3 años atrás

jojojo justamente el otro dia te preguntaba para saber un poco de las mejores historias de Kal El pre-Byrne, ya que el Superman que conozco es 100% post Hombre de Acero (Gracias Perfil y Zinco, gracias eternas!!!). Miren, alguien por ahi dice "el mundo era más sencillo" pero este comic no es de 1940, es de 1976…ya habian pasado el Linterna Verde-Flecha Verde de O Neil y Adams y su Batman, varias de las historias más atrevidas de Marvel, las mejores historias en Europa de Moebius o Herge…que se yo, si el cariz de Superman pre Crisis era este, la… Ver mas »

Sergio Raul Vega
Sergio Raul Vega
3 años atrás

Gracias por tus letras Javier