RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE NÚMS. 8, 9 Y 10

0
18
RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE Núms. 8, 9 y 10 ( Diciembre 2016)


Guión: Bryan Hitch y Tony Bedart (nº 10 con plot de Bryan Hitch)
Dibujo: Bryan Hitch y Scott Derenick (nº 10 con tinta de Daniel Henriques y Scott Hanna)
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN


La batalla de Superman contra Rao es sin cuartel y aunque el hombre de acero tiene las de ganar, el dios kryptoniano guarda un as en su manga. Cualquier daño sufrido por él, repercutirá en aquellos que le siguen. Esto obliga al héroe de Metrópolis a detener los ataques convirtiéndose así en un blanco fácil para su rival. Tanto es así que incluso cuando el resto de la Liga llegue para ayudarle, puede ser ya demasiado tarde para el hijo de Krypton. Afortunadamente, Batman y Cyborg siguen con su plan para conseguir desconectar a Rao de sus seguidores.

Sin ellos, y con el Parásito absorbiendo todo su poder, Rao es derrotado, pero consigue acceder a las Piedras de la Eternidad y conectar con su yo del pasado. Ahora, el Krypton del pasado se cierne sobre la Tierra y, con él, cientos de fieles soldados dispuestos a atacar a los enemigos de su señor. La esperanza de la Tierra está en un Rao del pasado que quizá no pueda soportar ver en qué se ha convertido.

CRÍTICA

Tras atascos y desatascos varios, cuando ya casi nos habíamos olvidado de ella, ha aparecido por fin el último número de esta miniserie que le sirvió a Brian Hitch para demostrar que podía hacerse cargo del título mensual del equipo fundamental de héroes del Universo DC. No se trata solo del retraso galopante del último número, sino que las ventanas de aparición entre los tres últimos han sido considerables y bastante erráticas.

Lamentablemente, no podemos decir en esta ocasión, como si ha ocurrido con otras obras de este autor, que la espera haya valido mucho la pena. Bien es cierto que estos números tienen momentazos, especialmente la batalla de Superman contra Rao en el número 8, o la idea de varios miles de guerreros kryptonianos atacando la Tierra a la vez. No muy original, pero siempre efectiva para conseguir tener a la Liga ocupada un rato. Pero más allá de estos momentos de acción galopante, tenemos una historia cuya resolución no está a la altura de su larguísimo planteamiento y que ni siquiera explica correctamente todo el tema de las Piedras del Destino y de la misteriosa corporación que parece ser el eje de todo el cotarro. Quizá porque Hitch estaba ya a otras cosas y acaba el asunto un Tony Bedart que cierra el asunto como buenamente puede. Peor aún es que el dibujo, gran baluarte de la serie, tampoco es ya del ausentado Hitch. Queda en manos de un Derenick que a ratos le imita, a ratos barre para casa con su propio estilo, y a ratos da vergüenza ajena. Mal final para un proyecto que debía ser algo especial pero acaba en un deprisa y corriendo cuya intrahistoria debe ser digna de ser contada.

En conclusión, un proyecto que se ha quedado a medio gas. No es una calamidad, se deja leer, es icónica y aceptablemente entretenida, pero no escapa de ser una historia pretenciosa que se cierra deprisa y corriendo y cuyo autor estrella ni está ni se le espera en lo que debería ser la apoteosis final. Una pena.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.
0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Mr.samelborp
Mr.samelborp
3 años atrás

Un comic que es decepcion total.
Una historia de la liga que se centra por una vez en superman,y sufre retraso tras retraso,para al final quedarse en nada.

Halim Perez
Halim Perez
3 años atrás

Estoy casi seguro que esa historia no formaba parte de la continuidad N52 y en el ultimo numero y por la muerte de superman del N52 decidieron agregarla.