RESEÑA DE SUPERGIRL EPISODIO 2X14 «HOMECOMING»

5
20
EPISODIO 2X14 «HOMECOMING»
Fecha de emisión: 27-02-2017

Director: Larry Teng
Guión: Caitlin Parrish y Derek Simon
Reparto: Melissa Benoist (Kara/Supergirl), Mehcad Brooks (James Olsen), David Harewood (Hank Henshaw / Martian Manhunter), Jeremy Jordan (Winn Schott), Chyler Leigh (Alex Danvers), Chris Wood (Mon-El), Floriana Lima (Maggie Sawyer), con Brenda Strong como Lillian Luthor, Dean Cain como Jeremiah Danvers y Helen Slater como Eliza Danvers

Reseña de Javi Olivares



RESUMEN

Mientras Mon-El y Kara disfrutan de su recién estrenada relación, el DEO continúa su investigación para desarticular Cadmus y encontrar a Lillian Luthor y a todos sus integrantes. Es así que, durante una misión, liberan a un prisionero de Cadmus al que no esperaban encontrar: Jeremiah Danvers, el padre de Alex y adoptivo de Kara. En el DEO, Jeremiah será recibido como todo un héroe y la alegría de sus hijas y de su amigo J’onn serán inconmensurables.

Jeremiah les cuenta haber estado 14 años trabajando para Cadmus y que uno de sus proyectos forzosos fue el de mantener vivo al verdadero Hank Henshaw transformándolo en Cyborg Superman. Además, les narra innumerables penurias y torturas a las que fue sometido por la organización, las cuales le han dejado la mano derecha prácticamente inservible. Pero pese a todo, la reencontrada familia Danvers parece atravesar el momento más feliz de los últimos años, aunque Mon-El desconfía del oportunamente reaparecido doctor y de las historias que cuenta sobre Cadmus en posesión de una superbomba. Esta actitud comenzará a posicionar a Mon-El en contra del resto de sus amigos, e incluso recibirá una contundente amenaza por parte de Jeremiah, quien le asegura que sabe quién es realmente y que a Kara no le gustará la verdad. 

Empeñado en descubrir la verdad, Mon-El convence a Winn para que esté atento a Jeremiah, readmitido con acceso total en el DEO, y así es como descubren al doctor hurgando en los archivos informáticos clasificados de la organización. Las explicaciones de Jeremiah, relacionadas con buscar información sobre las aventuras de sus hijas durante estos años, no hacen sino crear aun más una escisión en el grupo, sobre todo porque Kara empieza a desconfiar de las intenciones del hombre que la acogió y Alex pone la mano en el fuego por su padre.

Más tarde, por supuesto se revela que el doctor Danvers sigue trabajando en secreto para Cadmus y que su brazo dañado, lo que está en realidad es mejorado como el del Cyborg Superman. Así, Jeremiah es descubierto hackeando los archivos del DEO y tiene una fuerte pelea contra el marciano, pero lo derrota y se escapa. Alex se queda completamente devastada por la realidad.

Pero gracias a un rastreador que Winn había puesto en Jeremiah, Supergirl y compañía localizan a los villanos de Cadmus en su huída. Lillian hace estallar una bomba en las vías de un tren y Supergirl tendrá que darlo todo para salvar la situación, mientras que Alex termina dejando escapar a su padre tras tenerlo en el punto de mira, incapaz de dispararle.

Así, tras la dura experiencia de haber recuperado a su padre y haberlo visto convertido a las filas del enemigo, las hermanas Danvers no pueden sino llorar junto a sus respectivas parejas. Pero el consuelo dura poco, ya que Winn ha descubierto que la información robada por Jeremiah ha sido nada menos que el registro de todos los alienígenas de la ciudad. Y en Cadmus, bajo la supervisión de Lillian y la resignada mirada de un Jeremiah que parece trabajar, sin duda, contra su voluntad, se está construyendo una especie de gigantesco arca con el que Lillian asegura que van a liberar la ciudad para siempre…

CRÍTICA
Tengo la impresión de que el episodio de esta semana de Supergirl pertenece a otra serie, a otra cadena, y si me apuras hasta a otro universo diferente de los que llevamos viendo (o sufriendo) esta temporada. Y es que, en resumidas cuentas, este episodio es sin ningún género de dudas el mejor desde que la serie aterrizó en el CW y hasta bien podríamos decir que el mejor de toda la serie. Sin contar, claro, los dos primeros de la T2 con la intervención de Superman, pero es que esos a mí me gusta considerarlos como una película independiente de lo que ha venido después. Así, soy más feliz.

Pero vayamos por partes. El episodio no solo es sumamente entretenido y con un ritmo, edición y dirección muy superiores a todo cuanto hemos visto este año, sino que por fin avanza en la trama central de la temporada resituando a Cadmus como una organización peligrosa (pese a su inconfundible tufillo a villanos de opereta con ínfulas de megalómanos), capaces de cualquier atrocidad y de la mayor crueldad con tal de lograr sus intereses. Así, no es de extrañar que suelten como cebo al padre de su mayor enemiga para utilizarlo como agente doble, causando no solo una herida mortal en la seguridad del DEO sino una poderosa puñalada en la moral de Supergirl, Alex y J’onn. En ese sentido es donde debemos destacar otro de los mejores puntos del episodio, que es la carga dramática. Recuperamos ese drama, esa intensidad que hizo grandes los mejores momentos de Supergirl en la CBS, con interpretaciones fantásticas de casi todo el reparto (espectacular la escena final Alex-Jeremiah en la que Alex se derrumba), y todos los personajes se comportan de un modo lógico y coherente. Quizá sí que chirría un poco que alguien como J’onn J’onzz no descubra el pastel hasta el final y que le dé pleno acceso al DEO a un hombre que ha trabajado 14 años para el enemigo, pero entendemos que la jugada de Cadmus era la de utilizar los sentimientos en contra de sus rivales, y les sale de lujo.

Por supuesto todavía está por ver qué ocurre con Jeremiah, aunque no hay duda de que trabajar para el DEO no es la ilusión de su vida y que debe estar haciéndolo para proteger a su familia, por más que le duela (de ahí la conversación con Lillian acerca de si cumplirá con el trato que tienen), pero algo me dice que su intervención (y posiblemente su muerte) será un factor clave en la derrota final del DEO ante Cadmus al final de la temporada.

Con todo, he disfrutado como hacía mucho tiempo de Supergirl gracias a este episodio intenso, con momentos de acción tan buenos como el rescate del tren, dotado de una trama llena de intriga y de tensiones entre los personajes, y cargado de emociones y sentimientos. Mucho más de lo que esperaba ya que me pudiera ofrecer esta serie, y una inyección de energía positiva para seguir viendo lo que venga durante las próximas semanas con mucho más hype y optimismo. O dicho de otra manera: ¡¡así, sí!!

¡Suscríbete también a mi canal de YouTube!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

5
Deja una respuesta

avatar
5 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
0 Autores de comentarios
connery ramirezTheKronosErgo*ProxyClark - ElFabian Autores de comentarios recientes
  Suscribirse  
más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Fabian
Invitado
Fabian

Sin dudas uno de los mejores episodios de la temporada…¿será que siempre tendrá que venir alguno de los Supermanes para que la serie suba el nivel? Pues fue grato ver a Dean Cain otra vez y no sólo mostrando la cara a modo de cameo sinó actuando y casi robándose el episodio. Y digo "casi" porque Mon El también la rompió, por fin dejó de ser el payaso del grupo y se puso los pantalones largos sin que por eso el personaje resignara ni un gramo de carisma.
La clave es aquello, generalmente dramático, que funciona siempre como el punto de quiebre que pone a los protagonistas a darse vuelta de la cabeza, rompe los esquemas de los personajes y la historia, los obliga a barajar y dar de nuevo. Ojalá esto sea el comienzo de un repunte y no un oasis en el desierto.

Clark - El
Invitado

Exactamente Javi, así si. No utilizaba la palabra capitulazo en Supergirl desde el segundo de esta temporada, no digo que todo haya sido basura, pero sí más de la esperada. Mon-El parece que empieza a ser un personaje interesante y no solo el guaperas de turno metido en la serie para que se ligue a Kara, escenas emotivas, buena acción, bien.

Y otra cosa queda clara (ya lo estaba pero bueno)sin El Guardián todo mejora o por lo menos no empeora. Que piensen bien lo que van a hacer con Jimmy porque la impresión que da es que no tienen ni puta idea de qué hacer con él, más o menos lo que sucedió en Smallville con Lana, solo que con Lana tardaron siete temporadas en no saber que hacer con ella.

En fin, espero que sigan más o menos a este ritmo hasta terminar la temporada, lo disfrutaremos mucho más.

Ergo*Proxy
Invitado

Supergirl tiene las taras propias de una serie de su presupuesto, duración y público objetivo. Otro gallo cantaría si en lugar de 21-22 tuviese 11-12 episodios por temporada, y si en lugar de apelar al público juvenil mirase un poco más arriba. Los guiones suelen tener muchas licencias y apelan a la suspensión de la incredulidad muy a menudo. La diferencia básica entre unos episodios y otros está en el mix de trama, diálogos y ritmo, y este episodio, a pesar de las licencias y las suspensiones, ha tenido un muy buen combo de dichos ingredientes. Como comenta Javi, la dirección parecía estar a otro nivel, lo mismo las escenas de acción, y la parte dramática tomaba tintes catárticos sumando las reacciones de Jeremiah, de las dos niñas, de J'onn J'onzz y de Mon-El. Como parte más amable en un capítulo cargado de emociones, Winn y su novia alien en pos de la integración del diferente. En mi opinión, y de momento, el mejor capítulo de la temporada.

TheKronos
Invitado

Curioso que este ha sido el capitulo con menor audiencia, se hace extrañar en guardian.

connery ramirez
Invitado

hoy desde que inicio esta serie siento que estoy viendo supergirl..si asi fueran todos los capitulos dios mio que pedazo de serie seria..!! me encanto todo de inicio a fin ..la actitud de Mon-el.. ver a dean.. perfecto que capitulazo señores y eso que solo veo la serie xq amo Dc pero este cap si me entretuvo