RESEÑA DE JUSTICE LEAGUE/POWER RANGERS #3

0
30

JUSTICE LEAGUE/POWER RANGERS #3 (Mayo 2017)


Guión: Tom Taylor
Dibujo: Stephen Byrne

Reseña de Javi Olivares


RESUMEN

Miembros de la Liga de la Justicia tratan de contener a los monstruos que han aparecido en diferentes partes del mundo lanzados por Zedd, pero los Power Rangers proponen a la Liga que lo que deben hacer es separarse e ir a combatirlos en parejas formadas por un leaguer y un ranger para aprovechar las ventajas de ambos. Batman se muestra totalmente en contra, pero parece que la opción es la adecuada. 

Pero pronto los Zords de los Power Rangers pierden el control a manos de Brainiac, que se hace con ellos dejando a los Rangers sin poderes y desequilibrando la lucha a favor de la alianza malvada entre Zedd y el coluano, que desaparecen de esta Tierra con todo el equipo marchándose a la Tierra de los Rangers.

Así que los buenos tendrán que replantear su estrategia y buscar la forma de volver al mundo de los Power Rangers antes de que sea demasiado tarde para salvarlo. Billy cree que podría transportarlos a todos allí si tuviera un gran colisionador de hadrones, así que la Liga y los Rangers se dirigen al CERN a pedir permiso para utilizar tan peligrosa y exclusiva máquina. Una petición aparentemente disparatada, pero cuando es Superman el que hace la pregunta, ¿quién puede decir que no?

CRÍTICA

Debo decir que pese a la premisa inicial, cuando uno se empieza a acostumbrar a los Dinozords y a ver a personajes tan dispares en un mismo cómic, la historia empieza a cobrar tintes entretenidos. En este tercer número en concreto me lo he pasado bien, quizá porque ya me he liberado de prejuicios y veo este crossover como lo que es, o quizá porque la parte final en el CERN me ha resultado una curiosa mezcla entre comedia y ciencia ficción que funciona muy bien en este particular contexto. 


Sea como sea, esta aventura sin pretensiones sigue avanzando tal y como empezó, mezclando dos mundos que son como agua y aceite. Y en el fondo esa disparidad se nota, porque no llegamos a sentir en ningún momento que ambos universos empasten bien a pesar de que el argumento se está esforzando por lograrlo. Pero al menos, dando al césar lo que es del césar, estamos mejorando en entretenimiento y diversión, lo cual creo que es lo único que cabe exigirle a un título que une a la Justice League con los Power Rangers.


El dibujo continúa siendo servicial, no hay nada que me resulte particularmente espectacular y algunos fondos inexistentes o rostros extraños impiden que el resultado final merezca ningún elogio. Pero narrativamente hablando es cumplidor, y posiblemente una historia como esta tampoco ganaría demasiado aunque la dibujara el mismísimo Alex Ross. No deja de ser JL vs. PW.

Con todo, sano entretenimiento sin más pretensión que leer y olvidar y que permite que los fans de uno y otro grupo puedan echar un vistazo a un escenario alternativo donde sus héroes viven aventuras que serían imposibles en sus respectivas continuidades. Tal vez, y solo tal vez, si la historia sigue creciendo en los pocos números que le quedan y tiene un buen remate, podamos decir aquello de “pues fue mejor de lo que cabía esperar”. De momento está siendo justo lo esperado, lo cual ni es un elogio ni es una crítica.

¡Suscríbete también a mi canal de YouTube!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.
0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Anónimo
Anónimo
3 años atrás

Se me hace raro verlos trabajar como si no combinaran