RESEÑA DE SUPER SONS #7

0
36

SUPER SONS #7 (Octubre 2017)


EL PLANETA DE LAS CAPAS (PARTE 2):
«LOS CHICOS SON TODO PELEAS»*


*Nota de Javi: El título de esta saga es un juego de palabras con Planet of the Apes (o sea, El planeta de los simios, imitando incluso la tipografía de su letra), y el título del capítulo, «The kids are all fight», es un juego de palabras también con una doble referencia a un tema de la banda The Who o a una película del 2010, tituladas ambas «The kids are alright». Difícil dar una traducción exacta de esto.

Guión: Peter Tomasi
Dibujo: Jorge Jiménez (color: Alejandro Sánchez)
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN
Jon Kent atiende en el apartamento de su familia a los Titanes y a Robin, maltrechos y magullados tras su enfrentamiento con tres misteriosos villanos que consiguieron derrotarles y dejar al chico maravilla en un lamentable estado de envejecimiento prematuro.
Pese al revés sufrido, los Titanes no dudan en volver a la carga, pero esta vez, con la ayuda de Superboy.
El villano culpable de sus males, sin embargo, aguarda una visita muy diferente. Kraklow, como se hace llamar, espera que la derrota de los héroes juveniles atraiga la atención de los héroes mayores y que su enfrentamiento con ellos, gane o pierda, pase a los anales de la historia y le encumbre como uno de los más grandes magos que jamás existieron.

Sin embargo los Titanes irrumpen en su guarida y esta vez van muy preparados para lo que van a enfrentarse. Ninguna de las creaciones de Kraklow son rival para los chicos y especialmente para Superboy, que demuestra ser una estupenda adición al equipo.

Las aguas vuelven a su cauce y Robin recupera su juventud, pero quizá detrás de Kraklow haya una amenaza mucho mayor de lo que parecía en un primer momento. 
COMENTARIO
Fin, al menos por ahora, del breve paso de los Titanes por esta colección. La cosa ha sabido a poco y no se puede decir que se le haya sacado un gran partido al grupo, pero al menos ha servido para oficializar la entrada de nuestro querido Jon Kent al mismo y por tanto podemos esperar más interacción con ellos en el futuro.
La serie sigue funcionando muy bien en el plano corto y en la comedia. Los diálogos y la química entre John y Damien son imbatibles y siempre consiguen, al menos, sacar una sonrisa. Otra cosa son las historias a largo plazo. Los villanos siguen sin tener verdadero punch y al menos por ahora no hemos tenido ninguna situación en que los chavales hayan tenido que hacer frente a algo verdaderamente terrible o mucho más grande que ellos. Poca épica por tanto en una serie que sigue muy cómoda en la comedia y en el divertimento ligero.
Sea como sea, lo que sigue siendo evidente es que el punto fuerte de la serie es con diferencia su arte. Jorge Jiménez consigue que hasta la historia más intrascendente o el villano más random tenga un aspecto potente y sea relevante, al menos en lo visual. Como siempre, su composición de página es brillante y está plagada de dinamismo, un dinamismo que combina a la perfección con la expresividad que sus personajes se traen del manga y aportan aquí toda la emoción necesaria.
La brillantez gráfica de la serie se completa con el estupendo color de Alejandro Sánchez que completa el arte y la tinta de Jorge de manera extraordinaria dando un aspecto envidiable a los episodios donde colaboran.
Por todo ello, Super Sons sigue siendo una serie con una potencia absolutamente inusual y envidiable en lo visual que por desgracia no se ve del todo correspondida en sus tramas, que suelen quedarse, al menos por ahora, en un nivel demasiado superficial e intrascente, lejos de la clase de épica que una serie de superhéroes agradece.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.
0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments