RESEÑA DE SUPER SONS #8

0
10
SUPER SONS #8 (Noviembre 2017)

Guión: Peter Tomasi
Dibujo: Jorge Jimenez
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN
Jon y Damien se encuentran atrapados en otra dimensión donde son atacados por una extraña entidad tentaculada que les pone en apuros, afortunadamente, la pareja de héroes pronto recibe la ayuda de Big Shot y Hard Line, dos adolescentes con habilidades extraordinarias que parecen muy acostumbradas a enfrentarse a criaturas como aquellas.
Las chicas pronto revelan a Superboy y Robin que están en Ygarddis, lo que no es un planeta exactamente sino una entidad cósmica parasitaria que tomó el control de su planeta hace mucho tiempo. Ellas, junto con algunos héroes consiguieron escapar de la asimilación gracias a la magia de Kraklow, quien les abrió una puerta a otra dimensión. Al regresar, se encontraron con que su mundo había cambiado y llevan intentando sobrevivir desde entonces.
Los chicos llegan a la conclusión de que el Kraklow del que les están hablando es una versión alternativa (y mucho más eficiente) del mago al que se enfrentaron en compañía de los Titanes y que el barro mágico con el que aquel hacía sus réplicas y que también parece existir aquí, puede ser la clave de todo. Pero Ygardiss no va a dejar que se salgan con la suya fácilmente.
COMENTARIO
La historia que arrancó como un tibio crossover con los Nuevos Titanes se complica y se amplía en este número con visita a dimensión alternativa incluida. El episodio se desarrolla a toda velocidad y el lector tiene que subirse sobre la marcha a un montón de nuevos conceptos y nuevos escenarios verdaderamente desconcertantes.
Este salto es quizá algo duro para el lector, con los personajes fuera de sus entornos habituales e implicados en una historia que aún tiene que engancharnos, pero al margen de cómo la historia de Ygarddis entusiasme o no a cada uno, el episodio cuenta con la baza de un apartado gráfico espectacular, que no solo justifica por sí solo la compra del comic sino que ayuda a superar el difícil escollo de la narración. La composición de página y el dinamismo son tan espectaculares que incluso en una historia que ni nos va ni nos viene y todo es nuevo, consigue atraparte y llevarte al final del número en nada y menos. 
Tomasi no acaba de dar en el clavo con las historias, que funcionan muy bien en el plano corto, diálogos y dinámica de los protagonistas, pero flojea en el argumento a gran escala que se queda escaso de relevancia, pero todo queda compensado con el tándem del dibujo de Jorge Jiménez y el color de Alejandro Sánchez, que con semejante potencia visual, capacidad de narración y expresividad deberían estar dibujando las historias de alguna de las colecciones titulares de Superman y no las de su hijo.
Ojalá eso sea así a no mucho tardar pero mientras, que nos sigan deleitando con su trabajo en esta serie, perfecto ejemplo de cómo un comic debiera dibujarse en el siglo 21.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.
0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Anónimo
Anónimo
2 años atrás

Me pareció un desastre ese súper sons.