RESEÑA DE SUPERGIRL EPISODIO 3X02, «TRIGGERS»

0
39
ANTES DE LA RESEÑA…
Lo primero y por encima de todo, antes de comenzar con esta reseña, quiero retractarme (en parte) por mi comentario de la semana pasada sobre Supergirl

Después de ver el episodio 3X01 y de escribir y publicar mi opinión sobre el mismo, al día siguiente comenzamos a comentarlo entre los amigos, como solemos hacer. Y para mi sorpresa, a todos les había gustado incluso hasta el punto de considerarlo, si no el mejor episodio de la serie, casi. Remarcaban el tono, mucho más en la línea de la primera temporada en la CBS que de su nefasta segunda en el CW, y sobre todo me hicieron ver algo que no había visto: el mensaje. Yo me quedé con la forma, que no me gustó. Con los FX, escasos y flojos. Y con la percepción de un tono oscuro que me recordó en exceso al Superman dark and gritty de Batman v Superman. Y bloqué mentalmente el episodio por estos motivos, sin ver que, en el fondo, el mensaje sí era esperanzador. Era el de que un ser superpoderoso puede tener flaquezas y momentos de duda, pero que al final es más que un humano o más que un kryptoniano; es una inspiración. Y eso, salpicado con los homenajes a Superman Returns y a Man of Steel que encontramos varias veces durante el episodio, es cierto que le da una dimensión que no vi en un primer visionado. 

Con la mente más abierta a esto, volví a verlo y sí me resultó mucho más disfrutable, por eso quería rectificar mi primera impresión. Admito que todo lo que huele, en tono, forma o estructura, a Batman v Superman, me echa automáticamente para atrás. Y en este episodio vi a Supergirl del mismo modo que al Superman de BvS, lo cual me rompió los esquemas de la serie. Y es que, si algo tiene Supergirl, con sus carencias y sus defectos, es que es una serie divertida, luminosa, con una heroína que tiene chispa, carisma y simpatía. Es una serie de luz, y no de oscuridad. De aprendizaje y lucha, no de involución y derrota. Por eso me sacó del partido un episodio tan aparentemente oscuro y derrotista. 

Y cuidado, que no estoy diciendo NI MUCHO MENOS que sea el mejor episodio de la serie, ni siquiera que me haya parecido un gran episodio. Pesan mucho todas sus carencias, sus esquemas ABC, sus villanos repetitivos, pero eso tenemos que dejarlo avanzar durante más episodios para ver si hay desarrollo y construcción de los mismos. Pero por la parte que atañe a mi percepción del episodio, que quede constancia de este matiz. 

Y ahora, vamos con el episodio de esta semana…

SUPERGIRL, EPISODIO 3X02 «TRIGGERS»
Fecha de emisión: 16-10-2017


Director: David McWhirter
Guión: Gabriel Llanas y Anna Musky-Goldwyn
Reparto: Melissa Benoist (Kara/Supergirl), Mehcad Brooks (James Olsen), David Harewood (Hank Henshaw / Martian Manhunter), Jeremy Jordan (Winn Schott), Chyler Leigh (Alex Danvers), Chris Wood (Mon-El), Katie McGrath (Lena Luthor), Floriana Lima (Maggie Sawyer), Odette Annable (Samanta Arias/Reign), con Erica Durance como Alura y Yael Grobglas como Psi

Reseña de Javi Olivares


RESUMEN

Una nueva villana psíquica con enormes poderes mentales está realizando robos y nadie parece capaz de detenerla. Supergirl intenta detenerla pero también es derrotada, ya que los poderes de Psi hacen que sus enemigos revivan sus peores temores y esto los sume en un estado de profunda agonía. En el caso de Kara, la joven se ve de nuevo reviviendo su salida de Krypton y cómo se quedó atrapada en la nave, a la deriva en el espacio…

La vida de Kara está en un momento complicado. Incapaz de detener a Psi, su vida laboral en CatCo ha dado un drástico giro ahora que Lena es la nueva dueña, ya que la empresaria está dirigiendo la compañía activamente y esto provoca que Kara tenga que dar excusas y explicaciones para justificar sus continuas ausencias. También James Olsen ve su puesto devaluado tras la llegada de una Lena que ha entrado dispuesta a coger las riendas, pero parece que la tensión entre ellos dos se resuelve e incluso que hay cierta chispa.

Paralelamente a esto, Samanta Arias, la mujer que en realidad es Reign pero que aún no lo sabe, tiene que lidiar con el problema de que su hija piensa que tiene superpoderes por cómo la rescató la semana anterior. Además, Sam ha encontrado un nuevo y fantástico trabajo, pero en su primer día, tendrá que priorizar a su hija cuando ésta se expone a un peligro para probar que su madre tiene superpoderes. Por suerte para Sam, su nueva jefa será comprensiva y le conserva el puesto para el día siguiente.

Y el peligro al que se expone Sam no es otro que un nuevo ataque de Psi, al que Supergirl responde. La chica de acero vuelve a verse sometida por sus temores, viendo en su mente cómo Mon-El muere en el espacio. La culpa y el terror invaden a la chica de acero, pero Alex logra calmarla y Supergirl no solo se recompone, sino que supera sus terrores y se convierte en inmune al ataque psíquico de la villana, derrotándola.

Al final, todo vuelve a su cauce. Kara intenta superar la situación y aceptar que Mon-El no está, recupera la confianza de Lena en su puesto de trabajo y conoce a la nueva directora de L-Corp mientras que Lena dirige CatCo: Samanta Arias.

Pero mientras que todo parece en calma, J’onn recibe un mensaje telepático de M’gann desde Marte, pidiéndole que vaya allí…

COMENTARIO

Pues qué puedo decir, ha sido un episodio fantástico. Inesperadamente fantástico. Sin duda la serie ha cambiado, ha evolucionado, mejor dicho, y si bien en el primer episodio no lo había visto venir, viendo éste me doy cuenta de por dónde están reconduciendo a Supergirl, alejándola completamente del tono teen de la temporada 2, y creando una nueva atmósfera más seria, más adulta y con tramas más profundas. Sin perder el norte de que esto, es Supergirl, con sus virtudes y sus defectos.

El cambio de showrunners se traduce en que los guiones tengan ahora más consistencia en la construcción de situaciones, personajes y diálogos. Sobre todo, diálogos, mucho más acertados y que dan a cada personaje líneas que no hacen sonrojar. Por primera vez, James Olsen parece algo serio en este show, tanto que casi podríamos olvidarnos de que hace cuatro días lo tenían, al pobre, vestido con una armadura de plástico y jugando a ser un Batman de saldo. En este sentido destaca Lena Luthor, que no solo es un estupendo personaje, sino que he hecho que James pueda tener una razón de ser y alguien con quien mantener diálogos inteligentes. En definitiva, le han dado por fin a James… una trama.

La villana de este episodio no pasa de ser una freak of the week, pero con un plus. Sus poderes dan mucho juego y permiten explorar esos temores tan humanos que tiene Supergirl, así que más allá de su trama de atracadora de bancos con superpoderes mentales, Psi sirve como catalizador para profundizar en la mente y el corazón de Kara, dándole una tridimensionalidad que no veíamos desde la primera temporada, y dejando que Melissa se luzca interpretativamente, que falta hacía.

En cuanto a la trama de Samanta y su hija, por ahora tiene un estupendo desarrollo. La serie nos está presentando a esta madre soltera, trabajadora y responsable, que todavía ni sabe lo que es en realidad. Y me ha parecido un giro muy interesante convertirla en la directora de L-Corp, como si, de algún modo, esa compañía y un kryptoniano, tuvieran que estar siempre predestinados a enfrentarse.

Las partes emocionales del episodio funcionan a la perfección, con dos escenas brillantes entre Alex y Kara y grandes momentos como el del viaje en primera persona de la nave kryptoniana, en el que sentimos el horror y la angustia que experimenta Kara, o el gran momentazo (homenaje también a Man of Steel) en el que Kara hunde su puño en el asfalto para volar a la confrontación con Psi. La edición también me ha parecido excelente, con una escena inicial y final montada de forma brillante, e incluso a nivel visual parece que la serie tiende a algo más adulto incluso en la forma en la que Supergirl entra o sale de escena, más intensa, más potente, más fuerte.

En definitiva, me toca entonar el mea culpa por haber prejuzgado esta temporada por lo que fue y por lo que parecía. ¿Volverá a darnos momentos avergonzantes? Pues hombre, todo es posible, pero al menos, de momento, se aprecia una intención de cambio y un nuevo acercamiento mucho más similar a la primera temporada que a la segunda. Y esto, a todas luces, es positivo para Supergirl.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!


Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.
0 0 voto
Valoración del artículo
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Anónimo
Anónimo
3 años atrás

Vamos que a ti todo lo que tenga una mínima referencia a MOS te va a gustar. Como el infecto trailer de la JL. Demostrado.

Anónimo
Anónimo
Reply to  Anónimo
3 años atrás

No escribas idioteces .

Fabian
Fabian
3 años atrás

Pienso que hay que tener en cuenta de cómo terminaron los episodios n°22 de las temporadas anteriores. En la 1° temporada Kara terminaba sonriente en una reunión con familia y amigos, feliz de ser aceptada por la sociedad como Supergirl; y entonces al comenzar la segunda le llegó la frutilla del postre: Superman en dos episodios históricos, y Mon-El. En cambio al final de esa temporada ella termina muy mal emocionalmente por verse obligada a sacrificar a Mon-El para salvar al mundo, por lo tanto la tercera temporada lógicamente empieza explorando todos esos sentimientos y me parece correcto. Después habrá… Ver mas »

Anónimo
Anónimo
2 años atrás

ME PARECE INTERESANTE LA INTRODUCCIÓN DE LA HIJA DE SAMANTHA. CREO QUE DARÁ MUCHO JUEGO CON EL TEMA DEL MISTERIO DE SU MADRE.

¿TAMBIEN SERÁ LA NIÑA UNA AMENAZA POTENCIAL POR LO DE LA HERENCIA GENETICA DE LA MADRE?

¿O, QUIZÁS, SERÁ VICTIMA DEL PODER DE SU MADRE?

¿MORIRÁ?

MISTERIOS, MISTERIOS, MISTERIOS…