RESEÑA DE DC UNIVERSE HOLIDAY SPECIAL 2017

0
9
Como suele ser habitual, cada año DC Comics lanza por estas fechas uno de sus clásicos Holiday Special, antologías que reúnen una buena colección de historias de temática navideña escritas y dibujadas por los mejores equipos creativos de la casa. 
La portada de Andy Kubert, como veis, es toda una declaración de intenciones, y es que si lo que buscas es ver a los héroes y villanos de DC enfrascados en aventuras con la navidad como trasfondo, este es tu cómic. Aunque por 10 dólares que cuesta el cómic, tal vez no sea una lectura que vaya a ser del agrado de todo aficionado al medio, ya que hay que dejarse llevar por la temática de sus historias. Pero sabiendo lo que vamos a leer, hay que admitir que estas antologías navideñas de DC, siempre resultan de lo más simpáticas. 
El cómic cuenta con un reparto de guionistas de primer orden, como Max Landis (escritor de la historia de Superman, de la que hablaré aparte), Jeff Lemire, Dennis O’Neil, Tom King, Greg Rucka, Joshua Williamson, Shea Fontana o Christopher Priest. Y en cuanto al dibujo, el plantel de artistas no se queda atrás, con grandes como Francis Manapul, Neil Googe, Otto Schmidt, Bilquis Evely, Rafael Albuquerque o Steve Epting. En cualquier otro cómic de la continuidad, siempre resulta molesto encontrar cambios de estilo cada pocas páginas, pero cuando hablamos de una agrupación de 11 historias cada una de un padre y una madre, el cambio de dibujo no solo es lógico, sino que hasta se agradece para tener una mayor sensación de punto y aparte entre el final de una y el comienzo de otra. 
Así, el cuaderno nos presenta historias de los héroes más populares de la casa como Batman, Wonder Woman, Superman, Flash, o los Titanes (atención a la aventura de Batman, escrita nada menos que por el legendario Denny O’Neil), y otras de otros personajes menos mainstream como Sgt. Rock, la Cosa del Pantano o John Constantine. Incluso el villano Deathstroke protagoniza una de ellas, cargada particularmente de humor negro. Cada una con su propio tono, perfectamente legibles por separado, pero que funcionan muy bien como conjunto, aunque obviamente influirá mucho la simpatía y afición que tengamos por unos personajes u otros, a la hora de encontrarle más interés y «sustancia» a cada historia.
Y hablando de simpatía y afición, vamos a hablar de la parte de Superman en el cómic. La aventura del hombre de acero, escrita por Max Landis y con precioso dibujo de Francis Manapul, es puro corazón. Ambientada en Metropolis hace unos años, nos cuenta cómo Lois Lane sufre un accidente de tráfico con su coche de toda la vida, al que tiene un cariño especial. Superman está apresando a un ladrón que, con un jetpack de su propia invención, ha atracado un banco para dar de comer a su familia. El hombre de acero no se limita a detenerlo, sino que admira su invento y le promete que lo guardará hasta que salga de la cárcel y se lo entregará para que lo patente y gane dinero de forma legal ayudando a los demás. Pero, distraído con esta tarea, el kryptoniano no puede intervenir en el accidente de Lois y, aunque la reportera no sufre daños graves, el coche queda destrozado. 
La historia concluye con Lois y Clark viajando a pasar la navidad a casa de la tía de Lois, y Clark verá allí montones de fotos de Lois con su querido coche y decidirá darle una oportunidad de despedirse de él. Cuando Lois despierta, tiene en su mesilla un casco y una nota que dice «en la azotea», y allí la espera Superman con el asiento y el volante de su coche para que la reportera pueda darse un último paseo… aunque sea volando. 
Como veis, la historia es tan sencilla como efectiva, toca la fibra sentimental y nos permite conocer algunas de esas cosas más íntimas y desconocidas de la relación entre Lois y Clark, lo cual, para un fan de Superman, nunca está de más. 

Pero el papel de Superman en este cómic no se limita a esta historia, sino que es protagonista, junto a Bibbo, el Ace o’ Clubs y John Constantine, de las páginas que sirven de apertura y cierre a esta antología (escritas por Jeff Lemire y dibujadas por Giuseppe Camuncoli), y hasta podríamos considerar que todo lo que leemos entre medias, son como cuentos que nos narra Bibbo. Y es que todo comienza con Clark Kent tomándose algo (una soda sin alcohol, claro; ¿qué os pensabais?) en el mítico bar de Bibbo, y éste comienza a contar historias navideñas que bien pueden ser las diferentes aventuras que vamos leyendo. Al terminar los relatos, regresamos al bar y Clark se marcha mucho más animado, ya que por esas fechas siempre se frustra pensando que ni siquiera Superman puede hacerlo todo, y necesita esa inyección de incondicional fe de Bibbo por el hombre de acero. 
Además, Clark terminará invitando a cenar a su casa, con su familia, nada menos que a John Constantine, que estaba bebiendo y quejándose en el bar y que terminará con un gorro de Papá Noel en la cabeza. Y así, se da por finalizado un cuaderno con más espíritu navideño que todo el muérdago y el mazapán del mundo. Justo lo que merecemos en estas fechas, y la verdad es que es de agradecer que DC, independientemente de las ventas que puedan tener estos Holiday Special, no pierda la sana tradición de publicarlos año tras año. 
¡Feliz Navidad!

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

Deja una respuesta

avatar
  Suscribirse  
Notificar de