RESEÑA DE TRINITY NÚMS. 12-15

0
20
TRINITY NÚMS. 12-15 (Octubre – Diciembre 2017)

SAGA «DARK DESTINY»

Guión: Rob Williams
Dibujo: V. Ken Marion
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN
Zatanna, John Constantine y  el espiritú de Boston Brand, también conocido como Deadman, son convocados por Batman a Gotham City. 
Una vez allí, el trío de lo sobrenatural descubrirá enseguida que el hombre murciélago necesita desesperadamente su ayuda. Una trinidad compuesta por Red Hood, Bizarro, y Circe ha atacado a Superman, Batman y Wonder Woman, pero no ha sido un ataque al uso y es que los tres atacantes han sido poseídos por demonios desencadenados por Circe y R`as al ghul a través de los pozos de pandora, lugares con poder sobrenatural y  maldad infinita que para ser liberada debe cobrarse la muerte de la trinidad del universo DC.

El poder de los demonios es mucho mayor de lo que esperaban. Zatanna y Deadman quedan atrapados en el cuerpo de Red Hood, por lo que solo Constantine queda libre para rescatarles mientras la trinidad se enfrenta como puede a la versión endemoniada de sus villanos que pretende llevarles a presencia de los pozos para ser sacrificados allí.
Mientras, en su intento de exorcismo, Constantine se ve transportado cerca de los pozos, donde aguardan Circe y R`as quien apuñala mortalmente al mago de Liverpool. Para salvar su vida, este le revela a Circe que la clave para derrotar a los héroes está en Deadman, que puede apoderarse de Superman y utilizarle contra sus compañeros. Pero los planes de Circe van mucho más allá de capturar a la trinidad, y es que la bruja está dispuesta a sacrificar al mundo entero, empezando por sus propios aliados, para recuperar el alma que perdió al principio de su vida buscando más poder.
Efectivamente los demonios se apoderan de Superman y todo parece perdido. El hijo de Krypton y la mujer maravilla son llevados a los pozos, pero sin embargo el hombre murciélago consigue in extremis liberar de su posesión a Red Hood, Bizarro, y Artemis y urdir con ellos una estratagema para liberar a sus compañeros.
COMENTARIO
Uno diría que cuando esta colección arrancó y parecía que iba a ser el feudo privado de Francis Manapul (poco duró esa impresión) la idea era de darle un perfil alto, es decir, no contar historias al uso sino ir un poco más allá a la hora de explorar el pasado o las relaciones entre la trinidad del universo DC.
Sagas como la que nos ocupan son, sin embargo, la demostración de que la colección se ha ido justo por el lado contrario, y ocupa exactamente el mismo espacio que la extinta Batman/Superman de los tiempos del N52 con la salvedad de que ahora hemos metido en la ecuación a la princesa amazona. ¿Y qué quiere decir exactamente esto? Pues que estamos ante una serie cuyas sagas son puro consumo y olvido, normalmente bien planteadas, como si fuéramos a leer el acabose de las sagas del universo DC, pero solucionadas a base de muchos puñetazos, mucha acción y un final abrupto difícilmente justificable dada la talla de la amenaza implicada.
Ah, y por supuesto, que no falte nuestra ración de Batman Dios, capaz de derrotar posesiones demoniacas chungas, superpoderes de la talla de Bizarro y lo que se tercie. Si fueran sinceros en DC, esta serie debería llamarse Batman y algún otro que pasaba cerca. Pero no les demos ideas.
Esto es lo que tenemos en estos episodios. Es lo que hay. Y lo tenemos además aderezado con un dibujo efectista, que no siempre efectivo, cuyas carencias salva un entintado y sobre todo, un coloreado absolutamente espectacular que hace que tengas que mirar dos veces las páginas para darte cuenta de que no es oro todo lo que reluce en estas viñetas.
Así que de nuevo nos encontramos en uno de esos casos de ver el vaso medio lleno, o medio vacío. Y es que uno está convencido de que con los tres grandes del universo DC, la editorial debería cuidar más su producto, ofrecer más espacio a sus guionistas, que desarrollen historias con cuerpo y personalidad, y quizá adjudicarles algún dibujante que aspire a ser algo más que un Jim Lee de marca blanca, pero se ve que eso no es así. Parece que la editorial necesita y consigue comics de usar y tirar, con portadas maravillosas (ese Toni Daniel bueno… cómo se le echa de menos en el interior) aptos para regalar a ese sobrino que lee comics de tarde en tarde y que habrá perdido u olvidado el número anterior cuando llegue, si llega, a conseguir el siguiente.
Si ese es el público que buscamos, este es el comic perfecto.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

Deja una respuesta

avatar
  Suscribirse  
Notificar de