RESEÑA DE NEW SUPER-MAN NÚMS. 15 A 18, SAGA «EQUILIBRIUM»

2
6
NEW SUPER-MAN núms. 15 a 18
Octubre 2017 – Enero 2018
SAGA «EQUILIBRIUM»

Guión: Gene Luen Yang
Dibujo: Brent Peeples
Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN
Mientras intenta defenderse del ataque del Escuadrón Suicida y de un resucitado emperador Superman, Kong Kenan sufre graves heridas que le dejan en un estado de muerte aparente. En la ensoñación producida por el coma, Kenan se ve a si mismo en un escenario similar a la América de 1937, donde la contrapartida malvada de su maestro I ching, le insta a buscar el símbolo del dragón de Jade. Para I Ching, el poder del símbolo desbloqueará el último superpoder de Kenan y le convertirá en el nuevo emperador que China necesita, pero para el joven Superman, el dragón es la única manera de rescatar a su maestro encerrado en el limbo por su gemelo malvado.
Pesa a la oposición de la doctora Omen, quien se ha revelado como la verdadera madre de nuestro protagonista, la Liga de la Justicia China viaja hasta Metrópolis donde sus caminos se cruzarán con la Liga de la Justicia americana.
Tras el inevitable malentendido y la correspondiente escaramuza con los héroes americanos, Kenan averigua que el dragón de Jade resulta estar en una finca propiedad de Lex Luthor. Desoyendo las indicaciones del Superman americano y enfrentándose a los robots guardianes de Luthor, Kong consigue el Dragón de Jade y desbloquea así todos sus poderes.
I Ching reaparece entonces y vuelve a instarle a que ocupe su lugar como nuevo emperador de China, Kong se niega y le pide que libere a su maestro, pero I Ching revela que en realidad, su maestro está muerto. Asumiendo que no va a contar con ayuda de Kong Kenan para restaurar lo que él llama orden en el reino de los humanos, I Ching decide destruirlo y por ello abre un portal al reino de los semidioses por el que aparecen una trinidad de gigantes conocida como la Asura.
Ni los esfuerzos combinados de las dos Ligas de la Justicia parecen suficientes para detener a los semidioses, pero Kenan puede tener la clave si consigue contactar con el espíritu de su maestro y abrazar las enseñanzas del Ying y el Yang para convertirse en un héroe mucho más poderoso y sabio de lo que jamás hubiera imaginado.
COMENTARIO
Historia de conclusiones, la que nos ocupa en esta reseña y es que se suponía que esta saga, Equilibrium, ponía punto y final a la serie del personaje que nos ocupa. Sin embargo, DC parece que no está dispuesta a tirar la toalla con su Superman chino y tras un número 19 que será básicamente de relleno y transición, una nueva etapa en la vida del personaje comenzará bajo el título de Superman y la Liga de la Justicia de China a partir del número 20.
Venga lo que venga en ese futuro inmediato, es muy cierto que aquí nos encontramos con el cierre o al menos punto y aparte de todas las tramas que venían presentándose desde el número uno. Y aunque no se puede decir que sea un mal final, o que sea incoherente con lo ocurrido anteriormente, ni mucho menos, también parece evidente que arrastra un cierto aire a apresuramiento al que esta serie no nos tenía acostumbrados. Las tramas presentadas en esta saga, dan toda la impresión de haber podido estirarse y haber dado para al menos un par de años de historias de Kong Kenan si hubieran sido narradas con el tempo que tenía la serie cuando comenzó. New Superman era y sigue siendo una serie ligera, bastante divertida, pero cuyas tramas se cocían a fuego lento y daban la impresión de estar pensadas para el muy largo plazo, algo que una serie de ventas ajustadas no puede permitirse. Luen Yang, no es Robert Kirkman ni habrá gozado de la libertad que el autor de Invencible y The Walking Dead ha tenido en Image, por lo que aunque haya ciertas similitudes entre sus trabajos, no se puede culpar al chino si el resultado final de su producto está por debajo de aquel. Más aún cuando los puntos más bajos de la serie han sido los encuentros mayormente forzados con el Universo DC oficial. New Superman volaba mejor sola, y las apariciones de Luthor, Superman, o el Escuadrón Suicida quizá hayan ayudado a las ventas, pero no han contribuido a hacer esta serie mejor, antes al contrario. 
Pese a ello, Luen Yang ha mantenido el tipo y ha sido coherente. No quedan cabos sueltos, ha concluido bien con todo lo narrado y el primer ciclo de aventuras de su personaje está, con sus más y sus menos, cerrado.
Desgraciadamente también, en esta última aventura el estupendo nivel gráfico del que ha gozado esta serie con Victor Bogdanovic y luego con Billy Tan se ve rebajado por la llegada de Brent Peeples, cuya maestría en los lápices se aleja de la de sus predecesores y no ayuda nada a darle majestuosidad a lo que debería haber sido un fin de fiesta espectacular. Rostros desproporcionados, escasos detalles en las grandes viñetas y una composición de página muy poco imaginativa le dan a estos comics más aspecto de trabajo de encargo cumplido con desgana, que de narración fresca y producto personal.
Así que no fin, pero sí punto y aparte a la historia del Superman chino. Está por ver qué nos traerá el número 20, si Gene Luen Yang seguirá al frente o si serán otros quienes continúen las aventuras de este “Superman” que habla mandarín. Quizá estemos ante uno de esos casos en que la serie empieza a languidecer para ser cancelada en un horizonte no muy lejano, y cuando se la recuerde, se la recordará por la etapa de Luen Yang y no lo que vino después o quizá, el Superman chino tenga más recorrido del que nadie imaginó y de la mano de infinidad de autores esté aquí para quedarse en su propio rincón abigarrado, rico e inexplorado del universo DC.

¡Suscríbete a mi canal de YouTube aquí mismo!

Puedes comentar esta entrada y seguir todas las noticias de Superman actualizadas al momento en nuestra página de Facebook.

2
Deja una respuesta

avatar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
0 Autores de comentarios
Alejandro PolinaJR del Rosal Autores de comentarios recientes
  Suscribirse  
más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
JR del Rosal
Invitado

Estupenda serie, divertidísima, si bien es cierto como dices que el final es un poco apresurado. Fresquita y con alguna idea original (el maestro de Konan Keng mola mucho). Muy recomendable.

Alejandro Polina
Invitado

Afortunadamente continúa la serie Yang, con la introducción del Aquaman de Korea.

Ha sido una gran serie hasta ahora, ojala dure algún tiempo más.