RESEÑA DE SUPERMAN YEAR ONE #2

1
296

SUPERMAN YEAR ONE #2 (Septiembre 2019)

Guión: Frank Miller

Dibujo: John Romita Jr.

Reseña de Antonio Monfort

RESUMEN

Clark Kent se ha alistado en los marines. Pese a que las duras pruebas del entrenamiento militar son poco más que una distracción para él, algo en las tareas propias de un soldado le deja insatisfecho. Incompleto. Mientras se pregunta si continuar adelante con su labor en el ejército y batalla con las dudas morales que ello le supone, algo en el mar llama su atención.

Clark nada bajo el agua y descubre la mítica ciudad de Atlantis y acaba enamorado de una de las hermosas criaturas acuáticas que la pueblan; Lori. Desgraciadamente, el padre de la sirena y rey de los siete mares no se tomará la llegada del extranjero nada bien.

COMENTARIO

Si decíamos en la reseña del primer número que Miller había innovado poco en su acercamiento a Smallville y a la infancia del héroe, aquí toca envainársela y decir justo lo contrario. La idea de un Clark Kent alistado en los marines ya es bastante sorprendente, pero no contento con eso, Miller se marca una hermosa historia de amor rescatando la historia clásica de Lori Lemaris y actualizándola completamente a su libre albedrío. Y no le queda del todo mal el invento.


Da la sensación, eso sí, de que se queda en la superficie tanto en la parte de Clark en el ejercito como en el cuento fantástico posterior. El Clark Kent joven, que busca su sitio y que pronto descubre que, pese a compartir algunos objetivos con sus camaradas y el stablisment americano, aquel ni es ni será su sitio, merecería algo más de tiempo, algunas páginas más que nos permitieran entenderle mejor y hacernos mejor la idea de cuál es el concepto que Miller maneja de Clark Kent. Quien es realmente este hombre (o superhombre) desde el prisma de este escritor.


La historia con Atlantis (por cierto, Aquaman ni está ni se le espera ni se presupone que exista aquí) es una historia encantadora, y es que mire usted, resulta que cuando el tito Miller se nos pone romántico también funciona. Hace que todo el episodio funcione de forma independiente al anterior y al posterior y convierta esto en una fábula romántica y a ratos épica acerca de un joven que busca su sitio y que lo acaba encontrando en el lugar más inesperado y a través de los sentimientos por la persona amada. No es muy Superman, pero es bonito y funciona si no nos ponemos tiquismiquis. No estamos para pedir más a estas alturas, la verdad.


Por lo que respecta al apartado gráfico…Romita mejora algo el nivel con respecto a la primera entrega, pero sigue estando lejos del Romita de los buenos viejos tiempos. Su ruptura de las proporciones en los personajes llega a extremos alucinantes e igual que se podría decir que narrativamente sigue funcionando como un tiro, su estilo no es el idóneo para retratar los bucólicos e imposibles paisajes del fondo submarino. Consigue más a menudo que en el último número sumergirnos en su estilo y en su universo visual, y por tanto que le perdonemos en mayor medida sus excesos y sus prisas, pero uno no puede evitar pensar que esta obra dibujada por un Clay Mann, un Ivan Reis, o hasta un Andy Kubert hubiera ganado un buen puñado de enteros.

1
Deja una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
Anonimo Autores de comentarios recientes
  Suscribirse  
más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Anonimo
Invitado

No está mal…ummmm